Quantcast
El Tiempo Latino
8:54 p.m. | 46° 11/24/2017

Música, fútbol, y un corte de pelo: En Columbia Heights Francisca alegra la vida de sus clientes


La administradora de Latin Beauty Salon comparte su historia de éxito

Guillermo Mijares | Especial para El Tiempo Latino | 7/24/2017, 1:15 p.m.
Música, fútbol, y un corte de pelo:  En Columbia Heights Francisca alegra la vida de sus clientes
EXPERTA. Desde los 14 años la salvadoreña Francisca Celaya ha sido peluquera. Ella es la administradora de Latin Beauty Salon. | Guillermo Mijares | ETL

Y los clientes del salón de belleza no se aburren en este lugar. El deporte es un componente primordial del día a día en Latin Beauty Salon y La Copa Oro está a todo dar este mes. “Si el cliente quiere ver el partido de fútbol, aquí puede venir a ver el juego mientras que se realiza un corte de pelo al estilo que él o ella quiera”, dice Francisca.

Aun siendo un lugar con un ambiente familiar, el número de clientes baja un poco durante el verano lo que permitió a Francisca tener un poco más de tiempo para atendernos durante nuestra visita. “Cada verano tenemos menos clientes que durante otros meses porque los niños y jóvenes están en vacaciones de escuela, y muchos de ellos no ven la necesidad de mantener un cabello a la moda cuando la mayoría no están en contacto con el público todos los días”, dice la administradora. Además, de acuerdo con dc.gov, la mayoría de los niños y jóvenes en D.C. no regresan a la escuela hasta la última semana de Agosto. En ese tiempo es cuando se esperan más clientes en salones de belleza como Latin Beauty Salon.

Para Francisca sus clientes automáticamente pueden convertirse en amigos, pues ella ofrece un trato amable y cordial. “Quizás porque me apasiona tanto mi trabajo, pienso que si el cliente llega con un poco de frustración, debo hacer mi parte para que él o ella se vaya con un corte de pelo de primea pero también con una actitud diferente a la que tenía al entrar a este lugar”, acotó Francisca.

Al igual que un experimentado “bartender”, ella ha visto y escuchado de todo en su sillón de peluquera. La salvadoreña ha tenido clientes que llegan hablando de su matrimonio, de problemas entre familia, de problemas amorosos y más. Ella usa estas oportunidades para escuchar y ofrecer un toque de compasión para traerles alegría a sus clientes. “Vienen tensos, y pesados por relaciones, pero creo que Dios también me da las palabras para cambiarles el dia”, dijo Celaya. “En ocasiones me dicen mi clientes, ‘Hoy llegue tan mal, pero no pensé que me fuera de este lugar tan alegre después de una hora platicando con usted’”.

En cuanto a los riesgos al estar frente a un negocio con gran flujo de clientes, la administradora de Latin Beauty Salon dice que nunca ha tenido un problema en el vecindario. “Gracias a Dios en todos los años de estar en este país, yo siempre me he sentido cómoda en esta área. Aunque había mala reputación de esta calles cuando yo recién llegué, no me incomodó y me encantó el área para tener este negocio aquí en una comunidad con tanto Latino”, dijo Francisca.

Al inicio de las operaciones del salón de belleza, la familia de Francisca también trabajó en diversas labores. Luego, se fueron sumando nuevos peluqueros que en muchos casos llegaban sin un certificado en peluquería. Francisca se encargaba de enseñarles y aconsejarlos para que ahorren dinero para que obtengan más conocimientos. “Yo nunca he tenido a una persona profesional que llegue a trabajar a este lugar. A todos los que llegan aquí les he enseñado a cortar cabello y los he preparado”, dice Francisca. “Hacer el curso en la academia de belleza cuesta cerca de diez mil dólares y gracias a que los patrociné ningún empleado de este salón de belleza ha tenido que invertir tanto dinero”.

Profesora, psicóloga, amiga y profesional, esas son las facetas que Francsica Celaya combina en su trabajo en Latin Beauty Salon. Ella, al igual que muchos otros pequeños empresarios latinos, conoce de primera mano que en ocasiones es necesario tener más de una faceta para triunfar en el mundo de los negocios. Con música latina, fútbol, buenas conversaciones y ambiente alegre, Francisca quiere que sus clientes salgan de Latin Beauty Salon con nuevo corte de cabello y energía renovada para hacer frente a los altibajos de la vida.