Quantcast
El Tiempo Latino
12:54 a.m. | 60° 10/21/2017

El increíble regalo de vida:Tres hermanos del área de Washington reciben trasplantes de órganos


Viven con el corazón e hígado de otra persona y cuentan su historia en el marco de la campaña Done Vida “Comparte tu Voz”

Milagros Meléndez-Vela | 7/28/2017, 10:54 a.m.
El increíble regalo de vida:Tres hermanos del área de Washington reciben trasplantes de órganos
HERMANOS. Carlos Arévalo, David Morgan, y Juan Arévalo, hermanos de origen peruano, y residentes de Virginia recibieron trasplante de corazon y higado | Cortesía

Tres hermanos en Virginia y Maryland viven gracias al trasplante de corazón e hígado que recibieron, tras presentar severos síntomas de un mal congénito que ignoraban.

En la última semana de la campaña Done Vida- “Comparte tu Voz”, que culmina el 22 de julio, los hermanos Arévalo Morgan, de origen peruano, comparten su experiencia para llamar a la concientización sobre la importancia de la donación de órganos en las comunidades multiculturales.

“Una persona que se registró como donante me salvó la vida al fallecer”, dijo al quebrantársele la voz, David Morgan de 43 años, el primero de los tres hermanos en saber que necesitaba de un trasplante doble.

En 2009, cuando Morgan tenía 34 años, su médico le dijo que le quedaban dos años de vida si no recibía ambos órganos. “Mi corazón no estaba funcionando como debía y afectaba al hígado por la falta de irrigación de la sangre”, afirmó Morgan, de origen peruano, quien reside en Ashburn, Virginia.

Hasta entonces la familia no estaba segura si se trataba de un mal congénito, pero dos años después, su hermano Juan Arévalo, de 47 años, presentó los mismos síntomas que aquejaron en el pasado a Morgan: desmayo, falta de aire, obstáculo para respirar, cansancio, fatiga, hinchazón en los tobillos y estómago exageradamente inflamado, entre otras señales, que lo incapacitaban.

Arévalo tenía la misma deficiencia en el corazón que había desarrollado su hermano. También presentaba insuficiencia hepática. “Mi hígado ya se había afectado y me dijeron que necesitaba del trasplante doble para vivir”, dijo Arévalo, quien también reside en Ashburn. En 2012, después de un año de espera, recibió la donación hígado y corazón.

Ambos hermanos fueron tratados inicialmente en el Hospital Inova Fairfax, pero luego derivados al Hospital de la Universidad de Philadelphia, en Pennsylvania. “En ese entonces, no hacían doble trasplante en Fairfax”, dijo Morgan.

Irónicamente este 2017, la historia se repitió con el mayor de los hermanos, Carlos Arévalo, de 48 años, quien se encuentra en recuperación tras recibir el corazón e hígado de un donante fallecido. Arévalo vive en Baltimore y fue atendido en el Hospital Johns Hopkins hace cinco meses.

Por años, los hermanos vivieron una vida normal sin sospechar que tenían una enfermedad que heredaron de su madre: miocardiopatía hipertrófica, una afección que dificulta la salida de la sangre del corazón, que puede provocar embolias y es causa frecuente de muerte súbita. “Nuestra madre murió muy joven cuando tenía 42 años. Le dio un derrame cerebral”, dijo Morgan, quien precisamente cambió su apellido paterno, Arévalo, al de su progenitora como un símbolo de honra.

Donar vida

Los hermanos Arévalo Morgan lograron la suerte que aún miles no tienen. En Estados Unidos hay 127,969 personas en lista de espera para recibir un trasplante de órgano. En el área metropolitana de Washington son 2,217, según el Washington Regional Transplant Community (WRTC), la organización federal de obtención de órganos.

De ellos 267 necesitan la donación de hígado y 111, de corazón.

“Las campañas de Done Vida siempre tienen el mismo mensaje ‘inscríbete como donante de órganos y tejidos’ con el objetivo de reducir el número de personas en la lista de espera”, expresó Elizabeth Escovar, del WRTC.