Quantcast
El Tiempo Latino
1:53 p.m. | 87° 8/21/2017

Desinfecta tu colchón de los ácaros con una sencilla solución


Diminutos seres conviven con nosotros en la habitación sin darnos cuenta

María Elisa Villamizar | 7/29/2017, 1:50 p.m.
Desinfecta tu colchón de los ácaros con una sencilla solución
Un colchón con ácaros puede derivar problemas alérgicos | PxHere

Sin notarlo, nuestro colchón de la cama se puede encontrar repleto de diminutos bichos como los ácaros. Entre 100.000 y 10.000.000, dependiendo de su antigüedad, pueden estar haciendo vida en nuestro lugar de sueño. Su presencia significa un riesgo para nuestra salud, sobre todo para los que sufren alergias. También pueden acarrear problemas de insomnio, de piel y dolor de cabeza sin saber que el verdadero problema “duerme” cada día en tu colchón.

Los ácaros son unos arácnidos de tamaño microscópico que pueden muy bien atravesar la tela de nuestras sábanas desde el colchón. Es decir, aunque cambies regularmente tus sábanas, la presencia de ácaros en el colchón puede seguir siendo peligrosa.

Los problemas alérgicos pueden surgir tanto por las heces de los ácaros o por los esqueletos de los mismos una vez que han muerto. Síntomas de los alérgicos son el lagrimeo, ojos rojos, estornudos, asma, tos, moqueo, dolor de garganta. Despertar con muchas lagañas en los ojos también puede ser un símbolo de que tu colchón no está limpio.

¿Cómo prevenirlos?

Los ácaros se alimentan de los residuos de la piel que dejamos en la cama, y que están húmedos del sudor del cuerpo humano. Se recomienda no hacer la cama enseguida después de levantarse para dejar que se airee. “Algo tan simple como dejar una cama sin hacer durante el día, puede eliminar la humedad de las sábanas y el colchón por lo que los ácaros se deshidratan y finalmente mueren”, afirma el doctor Stephen Pretlove de la Universidad de Kingston.

Otra recomendación es cambiar la sábana cada semana para disminuir la presencia de los ácaros. Usar protectores en el colchón también ayudará a mantener la limpieza en el mismo ya que es fácil de quitar y lavar. Más importante aún es desinfectar el colchón al menos una vez al mes.

¿Cómo desinfectar el colchón?

Con 250gr bicarbonato de sodio y unas gotas de aceites esenciales naturales desinfectantes como el tomillo, el árbol de té o lavanda, se hace una mezcla. Con un tamiz o colador, espolvorea sobre tu colchón la mezcla, dejándola por un par de horas. Después quítala con una aspiradora.

El bicarbonato de sodio, además de ser económico, es eficaz en eliminar la humedad, desodorizar y eliminar todo tipo de bacterias. Por su parte, los aceites esenciales son los mejores desinfectantes naturales y se pueden utilizar de distintas formas.

Es recomendable realizar este procedimiento dejando el colchón al aire libre, donde le permita estar en contacto con la luz del sol.