Quantcast
El Tiempo Latino
4:29 a.m. | 34° 11/23/2017

Trump se dirige a la Corte Suprema para avanzar con el veto migratorio


Los abogados del Departamento de Justicia piden a la Corte Suprema que anule la decisión del Cuarto Circuito que mantiene congelada la orden ejecutiva revisada de Trump.

Robert Barnes, Ann E. Marimow | The Washington Post | 6/2/2017, 10:17 a.m.
Trump se dirige a la Corte Suprema para avanzar con el veto migratorio
Protestas en el aeropuerto Logan de Boston tras las órdenes ejecutivas del presidente Donald Trump en materia de inmigración. | Twitter

El 27 de enero, apenas una semana después de la toma de posesión, Trump emitió la primera orden ejecutiva de prohibición de entrada al país. Se prohibió la entrada de ciudadanos de siete naciones mayoritariamente musulmanas (Irak, Irán, Somalia, Sudán, Yemen, Siria y Libia), ordenó la suspensión temporal de las llegadas de refugiados y habría dado preferencia a aquellos que eran minorías religiosas en sus países, como los cristianos.

Varios jueces y un panel del Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Noveno Circuito impidieron su aplicación.

Trump juró ir a la Corte Suprema esa vez, también, pero finalmente emitió un nuevo decreto. Ese decreto, que es el objeto de la decisión del Cuarto Circuito, eliminó a Irak de la lista, eliminó las referencias a la religión y añadió razones de seguridad nacional para adelantar esta política.

Pero fue detenido por los jueces de distrito federal en Maryland y Hawái.

En el Cuarto Circuito, que abarca Maryland, seis jueces convinieron en su totalidad con una opinión del Juez Principal Roger Gregory de que el razonamiento de seguridad nacional propuesto por el presidente era simplemente un pretexto para la animosidad ilegal hacia los musulmanes y un intento de cumplir con una promesa de campaña de prohibir a los musulmanes la entrada al país.

El juez citó la retórica de la campaña de Trump y las declaraciones hechas cuando firmó las órdenes ejecutivas y dijo que los tribunales tenían la obligación de mirar más allá de su lenguaje aparentemente neutral.

La orden "habla con palabras vagas de seguridad nacional, pero en contexto dejar colar intolerancia religiosa, animosidad y discriminación", escribió Gregory.

En su presentación el jueves, los abogados del gobierno reconocieron el alto perfil del debate político en torno al veto migratorio, pero dijo que era crítico para la corte afirmar la amplia autoridad del presidente cuando se trata de la inmigración.

"El precedente establecido por este caso para el papel del poder judicial en la revisión de la autoridad de seguridad nacional e inmigración del presidente trascenderá este debate, este orden y este momento constitucional", dijeron. "La decisión a continuación se aparta de esas reglas, y pone en duda el Ejecutivo y su autoridad de una manera que merece la revisión de este Tribunal".

En el Cuarto Circuito, dos de los jueces coincidieron con la mayoría de que la orden probablemente viola el mandato constitucional de que el gobierno no favorece o menosprecia una religión sobre otra. Pero también dijeron que el decreto no estaba justificado bajo el poder que el Congreso otorga al presidente por ley.

Ese amplio poder dice que "siempre que el Presidente encuentre que la entrada de cualquier extranjero o de cualquier clase de extranjeros ... sería perjudicial para los intereses de los Estados Unidos, él puede ... suspender la entrada de todos los extranjeros o cualquier clase de los extranjeros como inmigrantes o no inmigrantes".

El Congreso agregó más tarde que "ninguna persona recibirá ninguna preferencia o prioridad o será discriminada en la emisión de una visa de inmigrante debido a su raza, sexo, nacionalidad, lugar de nacimiento o lugar de residencia".

La jueza Barbara Milano Keenan dijo que Trump no había hecho ninguna constatación de que los ciudadanos de los seis países ofrecían una amenaza específica a los Estados Unidos. Y el juez James Wynn Jr. dijo que el Congreso no le dio al presidente poder para tomar medidas basadas en "discriminación injusta".

Todos los jueces que fallaron contra Trump fueron nominados a la Corte de Apelaciones por presidentes demócratas. Los tres jueces disidentes fueron nominados por los republicanos y dijeron que sus colegas habían entrado en un territorio desconocido confiando en declaraciones de campaña para encontrar una violación de la Cláusula de Establecimiento.

"La Corte Suprema seguramente se estremecerá ante la adopción por parte de la mayoría de esta nueva regla que no tiene límites- uno que transforma las críticas de la mayoría de las declaraciones de campaña de un candidato en una violación constitucional", escribió el juez Paul Niemeyer.

(Traducción El Tiempo Latino/El Planeta Media)