Quantcast
El Tiempo Latino
11:48 a.m. | 46° 11/24/2017

DC: Colombianos fieles a Buenaventura


Un Comité Cívico alzó su voz en Washington durante el paró que afectó a esa ciudad-puerto

Miguel Guilarte | 6/7/2017, 9:16 p.m.
DC: Colombianos fieles a Buenaventura
SOLIDARIOS. De izq. a der.: Yenni Chaverra, John Garcés, Euclides Rengifo, Divalizeth Murillo. Karen Hinestroza, Paola Rodríguez, Maria Cristina Fandino y Vanessa Caicedo durante su manifestación el 20 de mayo enfrente de la representación diplomática de Colombia. | Cort. Divalizeth Murillo

Activistas colombianos denunciaron en el área metropolitana de Washington los violentos atropellos que sufrieron los habitantes de Buenaventura, Colombia, durante las tres semanas en las que se realizó un paro cívico en esa ciudad del Departamento de Valle del Cauca, y que dejó centenares de víctimas, entre ellas 2 muertos y más de 300 heridos.

Los habitantes de Buenaventura, una de la ciudades-puerto con mayor movimiento de carga en Latinoamérica, pero con los mayores índices de pobreza en Colombia, realizaron por 22 días un paro cívico que el gobierno del Presidente Juan Manuel Santos —galardonado como Premio Novel de la Paz en 2016— reprimió con la fuerza militar.

Esas acciones fueron fuertemente fustigadas por ciudadanos colombianos en DC “por atentar contra la integridad de las personas y la propiedad”.

Las acciones represivas en Buenaventura generaron reacciones en defensa de las víctimas en el exterior, entre ellas la de un grupo de colombianos en Washington que, dijeron, representan en esta ciudad al Comité Organizador de la protestas

Miembros del Comité se manifestaron el 20 de mayo enfrente de la residencia del Embajador de Colombia en DC, Camilo Reyes, denunciando la violencia a la que sus compatriotas estaban siendo sometidos.

La solidaridad de los colombianos desde DC se materializó en ese entonces mediante las denuncias ante las organizaciones de Derechos Humanos y el Congreso de EE.UU. sobre los excesos cometidos por el gobierno contra la protesta pacífica de los habitantes de Buenaventura.

“En Colombia hay un informe de la Comisión de Derechos Humanos, donde se evidencia que la respuesta bélica del Presidente, ha dejado 300 heridos, 10 con armas de fuego por el uso excesivo de la fuerza, policías infiltrados y menores intoxicados. Todo esto como saldo de la represión de más de 3.000 uniformados del ESMAD (Escuadrón Móvil Antidisturbios), aprobada por Santos, para militarizar la ciudad ante el clamor de una población que ha vivido solo viendo entrar y salir el 60% de los productos que mueven la economía de Colombia”, dijo Divalizeth Murillo, integrante del Comité Cívico creado en Washington para denunciar la situación.

Murillo aseguró que “el gobierno colombiano utilizó la fumigación con gas lacrimógeno” —un elemento considerado como un arma química por la Organización de Naciones Unidas— para dispersar a los moradores alrededor de las vías por donde entran y salen los camiones en el puerto y así “impedir que la población saliera y pudiera bloquear el tránsito de estos vehículos”, que mueven los productos de importación y exportación.

Para el Comité en Washington, “la deficiente prestación de servicios básicos que históricamente ha padecido la población, además del bajo nivel de desarrollo y desempleo, que hoy alcanza el 62%, fue una justa motivación de la protesta para los bonaverenses”.

“Vamos a ser la voz del pueblo ante el Congreso de Estados Unidos y los organismos internacionales, para que ellos sirvan de mediadores ante el gobierno de Santos y que cesen las violaciones de los derechos humanos y al derecho internacional humanitario por todas las muertes a manos del Estado”, aseguró Humberto Garcés, del Comité Cívico en Washington.