Quantcast
El Tiempo Latino
6:36 p.m. | 55° 11/18/2017

Una clínica oftalmológica multicultural local que no para de crecer


El 60% de la población que atiende “Visionary Eye Doctors” es latina

Ricardo Sánchez-Silva | 6/11/2017, 6:23 p.m.
Una clínica oftalmológica multicultural local que no para de crecer
CIRUGÍAS. Jeannete Miranda, asistente médica-quirúgica (izq.) puede hacer seguimiento de la cirugía a través de un monitor HD. | Cortesía CC

Visionary Eye Doctors es una clínica oftalmológica que nació por iniciativa del doctor Jesús Alberto Martínez, un colombiano graduado en EE.UU. que decidió fundar el centro de salud visual en Rockville hace 23 años.

La misión fue “crear una clínica que ofreciera el cuidado eficiente de última tecnología, con las manos cariñosas que es algo muy típico de los latinoamericanos y los médicos de distintas especialidades”, dice Carolina Clavijo, CEO de la empresa.

Esto ha sido un sueño que se ha hecho realidad, según explica la Presidenta del centro, pues, aunque inició la sociedad con Martínez en 2010, hasta la fecha han crecido y aún se encuentran en expansión. De dos médicos pasaron a diez y del total de 17 empleados hace siete años, llegaron a 76 hoy día, incluidos los profesionales de la salud. Recientemente inauguraron la tercera sede de la clínica en Damascus, MD, para sumarse a la pionera en Rockville y otra en el Distrito de Columbia.

Multiculturales y orgullosos

MULTICULTURAL. El equipo del centro médico atiende a pacientes de todas la culturas y con diversas necesidades.

Cortesía CC

MULTICULTURAL. El equipo del centro médico atiende a pacientes de todas la culturas y con diversas necesidades.

El propósito de que cuenten con médicos, técnicos y recepcionistas de distintas nacionalidades, es reflejar la diversidad del condado de Montgomery y el país, para ayudar a personas de distintos orígenes en su idioma nativo.

“Tenemos entonces, doctores hatianos, bolivianos, bangladesíes, iraníes, americanos, afroamericanos. En el equipo de trabajo hemos adquirido muchos hispanos, y trato de contratar personas bilingües”, afirma Clavijo. El centro médico entre sus distintas sedes atiende alrededor de mil pacientes por semana (incluidos los sábados), de los cuales un 60% son latinos. Definitivamente la inclusión es parte de la filosofía de la empresa.

Un dato que resulta importante destacar es que el año pasado se sumaron 3,500 pacientes nuevos, referidos el 50% por otros que ya habían asistido al lugar. Así que la estrategia de inclusión les ha funcionado, por lo que se proyectan para 2019 con cinco sedes en total y más de 15 médicos.

Clavijo ha sido una pieza fundamental en el crecimiento del centro. Ella es una colombiana con 16 años en EE.UU., graduada de abogado en su país y con una maestría en Negocios en Ginebra, dedicada desde 2010 a este proyecto que va viento en popa. Esta semana culminó el Leadership Montgomery y ahora va por el mismo programa en DC. “Estamos muy interesados en expandirnos y aportar a la comunidad”, asevera.

Seguros a altos precios

LIDERAZGO. Carolina Clavijo, CEO de la clínica, obtuvo su grado de Leadership Montgomery recientemente.

Cortesía CC

LIDERAZGO. Carolina Clavijo, CEO de la clínica, obtuvo su grado de Leadership Montgomery recientemente.

Cuando Carolina comenta sobre las posibilidades de acceso a la salud visual por parte de la población latina, se refiere inevitablemente a los seguros. Al consultarla sobre el tema, indica que lamentablemente existe un gran problema con muchas compañías que tienen deducibles muy altos y los pacientes deben pagar por tratamientos o intervenciones menores sin que les cubra nada.

“Ayer llegó el caso de una señora que me dijo que si la podíamos ayudar porque su deducible era de $2 mil y tenía que hacerse un procedimiento que le iba a costar $1 mil. En ese sentido, le salía a ella mejor pagarnos, en lugar de usar su seguro, pero tampoco tenía el dinero completo.

Entonces, la financiamos. No un banco, sino nosotros sin ninguna tasa de interés”, comenta la empresaria.

La clínica ha tenido que tomar la iniciativa de financiar a sus pacientes, debido a los altos precios de los deducibles, que Clavijo considera “sin sentido”, pues a diario reciben pacientes con el mismo inconveniente. A su juicio nunca antes había visto este fenómeno. “Si una persona de 35 años quiere tener un seguro sin deducible está pagando de $400 a $500 mensuales, esto es absurdo para alguien saludable y joven”.

¿La razón detrás? Para ella los costos excesivos de las primas que deben pagar a las aseguradoras radica en el Obamacare, o al menos en parte, ya que cree que al otorgarle este beneficio a una cantidad de personas que ante riormente no calificaban quizás por alguna enfermedad, los clientes “sanos” tuvieron que asumir los costos, pues las compañías se ensañaron con los precios. “No estoy totalmente en contra de Obamacare, pero tiene que haber más ayuda del gobierno”, concluye.