Quantcast
El Tiempo Latino
10:02 p.m. | 61° 11/18/2017

Universidad Ana G. Méndez graduó más de 60 latinos de su sede en Wheaton


Con sacrificio y dedicación, estudiantes hispanos lograron obtener sus diplomas de bachillerato y maestría

6/16/2017, 12:54 p.m.
Universidad Ana G. Méndez graduó más de 60 latinos de su sede en Wheaton
GRADUADOS. Con gran emoción, la cuarta promoción de Wheaton obtuvo sus grados en bachillerator y maestría. | Ricardo Sánchez-Silva

BORICUAS. La bandera de Puerto Rico estuvo presente entre los graduados, mientras sonaba música latina al fondo.

BORICUAS. La bandera de Puerto Rico estuvo presente entre los graduados, mientras sonaba música latina al fondo.

Con casi 70 años de fundado en Puerto Rico, el Sistema Universitario Ana G. Méndez realizó la cuarta graduación de bachillerato y maestría conformada por egresados latinos de su sede ubicada en Wheaton, Maryland.

El evento se llevó a cabo en el Sheraton-Tysons Hotel de Virginia, donde 65 estudiantes recibieron sus diplomas y dieron por finalizado un ciclo, en muchos casos con gran sacrificio, pero con gran satisfacción por el logro.

“Es una oportunidad que se les da a los latinos adultos que en algún momento empezaron estudios y los

dejaron o no estudiaron. Otros quieren mejorar profesionalmente y obtener mejores ingresos en sus trabajos, así como optar por otros cargos. Son personas que tienen familias e hijos y deben sacar tiempo para estudiar”, dijo José F. Méndez, presidente de la institución.

Méndez explicó que en algunos casos cuando las personas migran a los Estados Unidos, sus carreras profesionales no son validadas, por lo que tienen que volver a estudiar. “En Puerto Rico tenemos becas. Ahora en EE.UU. estamos tratando de identificar donantes para que aporten dinero a una cuenta que se utilice para costear el estudio a gente que tiene un buen promedio sin la capacidad de pago”, aseveró.

El sistema cuenta en la actualidad con una matrícula de 3.700 estudiantes entre los campus de Orlando, Miramar, Tampa, Wheaton y Dallas. Dentro de su estructura están la Universidad del Este (UNE), Universidad Metropolitana (UMET), Universidad del Turabo (UT) y la Universidad Ana G. Méndez Campus Virtual (UAGM). También a lo largo de la isla tiene 15 centros universitarios en total.

“Nunca es tarde para estudiar. La fundadora de esta institución, mi abuela hizo su maestría en los años 40’s, cuando en aquel momento las mujeres y las esposas estaban dedicadas a estar en su casa y las cocinas. Yo tengo 56 años y estoy en proceso de terminar mi tesis doctoral. Siempre es bueno estudiar temprano, pero la limitación de edad no es una excusa para no estudiar. Tuvimos una señora que se graduó de su bachillerato los 79 años”, relató el directivo.

Dos historias de superación

NO HAY EXCUSAS. José F. Méndez: "Nunca es tarde para estudiar. La edad no es una excusa."

NO HAY EXCUSAS. José F. Méndez: "Nunca es tarde para estudiar. La edad no es una excusa."

Rubén Reyes llegó de El Salvador huyendo de la guerra civil hace más de 20 años.

Aunque había hecho algunos estudios de administración en su país, los había dejado inconclusos, por lo que empezó desde abajo. Trabajó lavando platos en restaurantes y después pasó a la construcción.

“Cuando vi las limitaciones decidí aprender el inglés en el Colegio de Prince George. Comencé desde abajo. Pasé de ser un lavador de platos a dirigir una organización. Sí se puede, siempre y cuando hagas el esfuerzo”.

La institución le dio la oportunidad de realizar una maestría en Administración de Negocios y en el acto recibió un reconocimiento especial por destacarse a lo largo de su especialización.

“Mientras que estuve tomando mi maestría subí de un puesto gerencial a otro directivo. Ahora soy director de la organización sin fines de lucro donde laboro. La preparación académica te ayuda mucho si pones tu corazón”, relató Reyes.

Otro caso particular es el de Ethel Díaz, oriunda de Perú. En su país estudió por siete años medicina, luego de graduarse decidió realizar una especialización en pediatría y tenía alrededor de 3 años trabajando en su área, cuando luego de unas vacaciones en USA decidió quedarse, pues encontró a su esposo acá.

A pesar de que reconoce que no fue fácil volver a empezar, siempre le gustó estudiar. En tal sentido, la universidad le dio la oportunidad de finalizar su bachillerato en enfermería. “Como esta institución da muchas facilidades me convalidaron algunos cursos, entonces lo terminé en dos años, por lo general son cuatro. Quiero seguir estudiando”, dijo Díaz.

Para la peruana, este es un “país de oportunidades” que le brindó la posibilidad de estudiar, mediante financiamiento del Estado. “A pesar de que vean lejanos los objetivos, sigan adelante. Es bien difícil con una niña de tres años y una bebé de 3 meses. Antes estaba trabajando como Asistente Médico, ahora esto me abre las puertas para poder servir mejor a la comunidad latina, que eso es lo que quiero y ganar más dinero”.