Quantcast
El Tiempo Latino
11:28 p.m. | 59° 10/19/2017

La batalla final contra la septicemia


Anna Gorman | Kaiser Health News | 6/21/2017, 8:39 p.m.
La batalla final contra la septicemia
Dawn Nagel revisa al paciente Scott Steffens, de 67 años, en St. Joseph HoagHealth en el condado de Orange, California, el 27 de abril de 2017. Nagel informó a Steffens que necesita ser tratado para la sepsis. | Heidi de Marco | KHN

Los hospitales del sistema sanitario St. Joseph Hoag tratan aproximadamente 8.000 casos de septicemia cada año, con un costo de $130 millones, según indica el doctor Andre Vovan, un médico de cuidados agudos que supervisa los programas contra la sepsis de St. Joseph Hoag.

El sistema de salud también creó listas de control de la atención de la sepsis y una aplicación móvil para ayudar a coordinar la atención de los pacientes en riesgo. Pero las enfermeras están en el centro de la iniciativa. Ellas conocen la sepsis como "la palma de sus manos", dijo Vovan. "Su familiaridad les permite hacerlo más rápido".

La velocidad es crítica en la sepsis: la evidencia demuestra que los pacientes que reciben tratamiento rápidamente tienen más probabilidades de sobrevivir.

"Es mucho más fácil dar a alguien agua salada y antibióticos. Es mucho más difícil cuando están en terapia intensiva y están tratando de sacarlos de un ventilador artificial", dijo Cecille Lamorena, quien está a cargo de las enfermeras de sepsis en el Hospital St. Joseph.

Estas enfermeras dan a las familias una idea de qué esperar, tanto durante la hospitalización de los pacientes como después del alta, dijo Vovan.

"Queremos que las familias comprendan que sólo porque sobreviven a la sepsis, no significa que puedan llegar a casa y correr un maratón", dijo Vovan. "Puede llevar semanas o meses recuperarse".

Las enfermeras y los coordinadores de la septicemia también sirven como expertos en el sitio para asegurar que otros sigan las normas requeridas, dijo el doctor David Carlbom, director médico del Harborview Medical Center en Seattle. Rosemary Mitchell Grant, coordinadora de las enfermeras, educa al personal y registra los datos recolectados a través de los registros médicos. También lleva adelante proyectos para mejorar los resultados y ayuda a organizar una conferencia anual sobre septicemia.

"Los hospitales que no tienen un enfoque sistemático podrían atrasarse en el reconocimiento de la sepsis", dijo Carlbom, señalando que las enfermeras ocupadas de la atención aguda podrían dejar pasar signos sutiles.

El esfuerzo de St. Joseph Hoag Health parece estar funcionando. De 2015 a 2016, la tasa de mortalidad por sepsis/shock severo de todos sus hospitales se redujo de 15% a 12%, y de 12% a 9% para todos los casos de sepsis, dijo Vovan. El tiempo que los pacientes permanecen en los hospitales del sistema de salud también está disminuyendo, dijo. En el Hospital St. Joseph en Orange, el número de pacientes que entraron en shock séptico cayó un 50% en el mismo período de dos años, dijo Lamorena.

El programa de sepsis cuenta con el apoyo de médicos, entre ellos el doctor Matthew Mullarky, médico de urgencias de St. Joseph. Mullarky dijo que confía en las enfermeras especializadas del hospital para ayudar a encontrar y seguir a los pacientes que están en riesgo. "Con el conocimiento que tienen, aseguran que estemos avanzando en la dirección correcta rápidamente", dijo Mullarky. "Estos pacientes están tan abrumadoramente enfermos".

En los hospitales de la red de St. Joseph Hoag, siempre hay una enfermera dedicada a la sepsis en servicio. Dawn Nagel dijo que, en el Hospital St. Joseph, donde trabaja, "a veces siento que deberíamos ser tres".