Quantcast
El Tiempo Latino
10:50 a.m. | 50° 11/21/2017

El Powermeter en Washington, DC


La capital del país y centro político mundial ofrece una medida del poder que se expresa en la diversidad de la participación hispana en esta sorprendente ciudad

Roger Santodomingo | Editor, The Powermeter 2017 | 6/23/2017, 1:50 a.m.
El Powermeter en Washington, DC
This inaugural Powermeter is a case in point of how the Hispanic talent has managed to succeed in business, in academia, advocacy and politics. | Grafico ETL

La región de Washington ha sido por décadas un polo de atracción para hispanos educados y hoy cuenta con una de las poblaciones latinas con más alto nivel de formación y con los mejores ingresos de la nación. El casi un millón de hispanos en la región cuenta con un ingreso familiar promedio de $61.000 el más alto del país (el promedio de ingreso familiar de los hispanos en EEUU es $45.000). Uno de cada cuatro hispanos tiene un título universitario, el doble del promedio nacional.

Este Powermeter inaugural tiene una buena muestra de cómo ese talento hispano ha logrado triunfar en los negocios, en la academia y en la política.

Claro que al hacer una medición del poder en la influencia y el poder de los hispanos en Washington, la escala puede deformarse y lucir desigual dado el desproporcionado poder que algunos individuos que viven en esta ciudad ejercen a nivel nacional e incluso a escala global. Este es el año en el que la representación hispana —aunque aún menor a su contribución poblacional– ha alcanzado el más alto nivel histórico en el Congreso, pero también es el año con la presencia más disminuida en la Casa Blanca. Esto tanto en términos de funcionarios electos y de alto nivel como de staff en funciones clave de gobierno.

Por supuesto, no todos calzan en el perfil de la élite que ha sido naturalmente atraída a este centro de poder político, militar y financiero. También es cierto que muchos hispanos no han sido alcanzados por las oportunidades que ofrece la capital. Cerca de 12 por ciento vive por debajo de la pobreza y los que solo cuentan con una educación primaria son casi el mismo número de los que tienen un grado superior. Por ello es notorio que dentro de esta primera cosecha del Powermeter destacan hombres y mujeres entregados a la lucha por reducir las desigualdades y hacer que los menos favorecidos puedan tener oportunidad de salir de la pobreza y prosperar.