Quantcast
El Tiempo Latino
8:52 p.m. | 46° 11/24/2017

¿Podría el extraño ataque del helicóptero en Venezuela ser un punto de inflexión?


El ex oficial de policía Oscar Pérez pilotó un helicóptero robado del cual lanzó cuatro granadas al edificio del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela.

Emily Tamkin | The Washington Post | 6/28/2017, 4:24 p.m.
¿Podría el extraño ataque del helicóptero en Venezuela ser un punto de inflexión?
Oscar Pérez es señalado de ser el conductor del helicóptero que disparó contra la sede del Tribunal Supremo y el Ministerio del Interior y Justicia en Caracas, Venezuela. | Captura de pantalla/@oscarperezgv

El ex oficial de policía Oscar Pérez pilotó un helicóptero robado del cual lanzó cuatro granadas fueron al edificio del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela.

Pérez, cuya ubicación es actualmente desconocida, dijo en una leyenda de Instagram que él y su cohorte "son una coalición de empleados militares, policías y civiles que están buscando equilibrio y están en contra de este gobierno criminal".

Además de lanzar granadas, el grupo también parece haber disparado varios veces al Ministerio del Interior y volar una pancarta sobre Caracas con las palabras "350 Libertad", una referencia a la cláusula 350 de la Constitución venezolana que garantiza el derecho del pueblo venezolano a oponerse a un gobierno antidemocrático.

El presidente Nicolás Maduro denunció el incidente como un "ataque terrorista".

Pero el régimen de Maduro, que aplazó las elecciones y pretende reescribir la Constitución, está recibiendo duras críticas no sólo de miles de manifestantes que han estado en las calles durante meses, sino también de figuras más destacadas del chavismo, como la Fiscal General Luisa Ortega.

Las protestas contra el gobierno de Maduro comenzaron en abril después de que el TSJ, ampliamente vista como una extensión del régimen, intentase usurpar las funciones de la Asamblea Nacional, último bastión de la oposición. Esa decisión se revirtió casi totalmente, pero la oposición no se ha movido, incluso mientras Maduro va en caída y la Organización de Estados Americanos es incapaz de llegar a una resolución sobre qué hacer con Venezuela.

El bizarro acto de Pérez en el helicóptero es significativo ya que algunos expertos esperan que los militares den los primeros pasos para derrocar a Maduro. Y mientras la facción de Pérez parece, al menos hasta ahora, ser pequeña, ya que su movida se trató más de una demostración y menos de un intento de golpe como Maduro dijo apresuradamente, tal vez podría representar los primeros estribos de descontento dentro del ejército. Maduro ha sostenido que tiene lealtad completa en los cuarteles, pese a que ha deteniendo al menos 65 soldados, incluyendo muchos oficiales subalternos.

El ex conductor del autobús parecía decidido a evitar cualquier contagio.

"He activado a todas las fuerzas armadas para defender la paz", dijo. Parece que nadie resultó herido en las actividades del martes, pero, advirtió Maduro, "podría haber decenas de muertos".

Donde realmente han habido docenas de muertes ha sido en las calles, en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad de Maduro: Al menos 75 personas han muerto en las protestas contra el gobierno.

(Traducción El Tiempo Latino/El Planeta Media)