Quantcast
El Tiempo Latino
12:02 a.m. | 75° 9/20/2017

Caso de inmigrante salvadoreña con tumor cerebral confinada por ICE gana atención nacional


Los familiares de Sara Beltrán Hernández temen que no se le preste la debida atención médica mientras permanece detenida.

Katie Mettler | The Washington Post | 3/2/2017, 11:28 a.m.
Caso de inmigrante salvadoreña con tumor cerebral confinada por ICE gana atención nacional
Agentes de ICE detuvieron a Sara Beltrán Hernández y la trasladaron a un centro de detención en Texas, donde ha esperado 16 meses por una solicitud de asilo. | EFE / CORTESÍA ICE

El mes pasado, una inmigrante salvadoreña de 27 años llamada Sara Beltrán Hernández sufrió un colapso nervioso y se desmayó en un centro de detención en Texas, a donde fue trasladada tras esperar 16 meses bajo custodia federal que un juez resolviera su solicitud de asilo de un país devastado por la violencia de las pandillas y considerado la capital de la muerte en el mundo.

Dentro del cerebro de la mujer, los doctores encontraron un gran tumor en su glándula pituitaria, una masa benigna que la dejó mareada, olvidadiza y con dolor, con pérdida de apetito y nariz ensangrentada.

Pero en lugar de liberarla y entregarla a su familia o al cuidado de especialistas, los agentes de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), de acuerdo con los abogados de la mujer, la han tratado como una criminal peligrosa ─encadenándola, reteniendo información sobre su ubicación y dejando de proporcionarle atención médica.

ICE ha negado estas afirmaciones.

Con la ayuda de la organización no gubernamental Amnistía Internacional, un destacado abogado de inmigración y profesor de derecho de Texas, su caso ha atraído la atención nacional en momentos en que las facciones de todo el país están al mismo tiempo despreciando y alabando las nuevas políticas migratorias del presidente Donald Trump.

En los documentos judiciales presentados la semana pasada en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Norte de Texas, los abogados de Beltrán Hernández ofrecieron una cronología de los últimos acontecimientos que, de ser exactos, pintan una imagen alarmante de la forma en que su caso ha sido manejado por funcionarios de ICE, trasladando a la mujer de vuelta al centro de detención donde originalmente colapsó.

Un posible alivio llegó el miércoles por la tarde, sin embargo, 20 días desde que Beltrán Hernández cayó enferma, cuando el gobierno de Estados Unidos ofreció liberar a la mujer con un bono de 15.000 dólares, informó el Dallas Morning News. Pero la oferta debe ser aprobada por un juez federal de inmigración antes de que pueda entrar en vigor, dijo el informe.

Y la familia de Hernández no está segura de cómo va a llegar el dinero.

"Ella necesita un largo tratamiento médico y tal vez una cirugía en el futuro", dijo Esmeralda Hernández, la madre de Beltrán Hernández, a Morning News.

"Tenemos muchas esperanzas de que Sara sea liberada para que pueda recibir la atención médica que necesita mientras se revisa su solicitud de asilo", dijo Marouf en un correo electrónico.

Esmeralda Hernández le dijo a Morning News que sólo quiere llevar a su hija a Nueva York, donde la familia puede supervisar su tratamiento. La madre no ha visto a su hija en los 16 meses que lleva en EEUU.

Beltrán Hernández cruzó la frontera el 4 de noviembre de 2015, un año antes de que Trump fuera elegido presidente, huyendo de El Salvador de lo que ella describió a la corte como "violencia doméstica severa" y "amenazas de muerte por parte de un líder de pandilla".