Quantcast
El Tiempo Latino
8:15 a.m. | 49° 4/18/2019

Inmigrantes indocumentados temen declarar impuestos


“Es un mito que las personas que son indocumentadas no pagan impuestos”, dijo Cathryn Ann Paul de CASA de Maryland.

Maria Sacchetti | The Washington Post | 3/13/2017, 10:53 a.m.
Inmigrantes indocumentados temen declarar impuestos
La coordinadora de impuestos de CASA de Maryland, Andrea Padilla, habla con María, de 30 años, inmigrante indocumentada que vive en Silver Spring, Maryland. | Sarah L. Voisin/ Washington Post

Algunos eran trabajadores autónomos y algunos cobraron en efectivo y no habían retenido lo suficiente en impuestos, y le quedaron debiendo al Tío Sam al final del año. La mayoría ganaba menos de 11.000 dólares al año. Ninguno tenía seguro de salud. Y aunque dijeron que ellos mismos no temían al IRS, algunos se negaron a dar sus apellidos porque les preocupan la deportación.

Hermenegildo Alvizurez, un jornalero que llegó de Guatemala en 2008, se sorprendió de que tenía que pagar 600 dólares en impuestos. Él hace trabajos ocasionales dos o tres días a la semana y envía el dinero a casa a sus cinco niños.

¿Dónde voy a conseguir ese dinero? Alvizurez, de 56 años, dijo en español.

María, una empleada de 30 años de El Salvador, dijo que tendría que establecer un plan de pago para pagar su deuda tributaria federal y estatal de 1.130 dólares. “Vine aquí para ayudar a mi familia”, dijo la residente de Silver Spring. “No tengo mucho dinero”.

Eladia, una mujer de 50 años y madre de cuatro hijos, oriunda de Guatemala, dijo que ha presentado impuestos cada año desde que cruzó la frontera ilegalmente en 1998. Durante 19 años, dijo, ella ha vivido en el mismo apartamento de Bladensburg, ha trabajado para la mismo empresa de limpieza y nunca de otro modo ha roto la ley. Ella debe al estado y al gobierno federal más de 1.200 dólares.

“¿Qué extraño, ni siquiera el Estado me va a dar nada?”, preguntó, mientras el voluntario Philip Webre, un analista jubilado de la Oficina de Presupuesto del Congreso, revisaba sus registros. Webre sacudió la cabeza y ella suspiró.

“No voy a recibir nada”, dijo, “Pero estoy feliz porque declaré mis impuestos”.

(Traducción El Tiempo Latino/El Planeta Media)