Quantcast
El Tiempo Latino
9:15 a.m. | 42° 12/12/2017

Editorial del Washington Post: Trump tiene chance de corregir el error de Obama sobre Venezuela


Opinión │ The Washington Post | 3/18/2017, 10:43 a.m.
Editorial del Washington Post: Trump tiene chance de corregir el error de Obama sobre Venezuela
El presidente venezolano, Nicolás Maduro, participa en una manifestación "contra el imperialismo", el 9 de marzo de 2017, en Caracas. | Cristian Hernández/EFE

A medida que Venezuela se hunde cada vez más en una crisis económica, política y humanitaria, sus vecinos regionales y Estados Unidos se han quedado atrás, negándose a adoptar medidas colectivas significativas para presionar al régimen autoritario de Nicolás Maduro y ocultarse detrás de los llamados al “diálogo” con la oposición democrática. Ahora, los dirigentes de la región están siendo llamados sin rodeos por el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, quien dice que la estrategia ha sido un fracaso irresponsable y que una acción colectiva es imperativa para restablecer la democracia venezolana. La administración de Obama ignoró a Almagro cuando hizo un llamamiento similar el año pasado. El gobierno de Trump debe escucharlo.

Almagro, ex canciller uruguayo, no es otra que un fascista de la derecha según describe la propaganda de Maduro. Pero él es más bien un liberal demócrata de izquierda que se ha comprometido a defender la Carta Democrática Interamericana, un tratado adoptado por las 34 naciones de la OEA en 2001 que prevé la adopción de medidas -incluyendo la suspensión de la membresía de la OEA- cuando los Estados violan normas democráticas tales como las elecciones libres, la libertad de reunión y la libertad de expresión.

El régimen venezolano, según un informe de 73 páginas publicado el martes pasado por Almagro, “viola todos los artículos de la Carta Democrática Interamericana”. Según él, su informe “está lleno de abusos, violaciones de derechos, restricción de las libertades civiles, políticas y electorales, pobreza, hambre, privación de libertad, tortura, censura y todo el catálogo de violaciones de la dignidad política, social y personal”.

Incluso los más fieles seguidores del régimen fundado por Hugo Chávez reconocen este descenso al caos, que según Almagro ha producido una “crisis humanitaria ... a una escala inaudita en el Hemisferio Occidental”. Durante el último año, el debate se ha centrado en qué hacer al respecto. El gobierno de Obama, junto con varios gobiernos latinoamericanos, respaldó fuertemente una misión de mediación encabezada por tres estadistas de izquierda a la que posteriormente se unió el Vaticano. Los líderes de la oposición, que habían estado presionando para un referéndum revocatorio para sacar al Maduro de su cargo, recibieron una fuerte presión de Washington para negociar con el régimen.

La iniciativa fue un rotundo fracaso, tal como Almagro la describe claramente. El gobierno no cumplió ninguna de sus promesas y aumentó la represión, mientras que la oposición quedó dividida y desacreditada. Almagro concluye: “No podemos permitir que la premisa de un diálogo falso continúe siendo utilizada como una cortina de humo para perpetuar y legitimar... lo que se ha convertido en un régimen dictatorial”.

Almagro pide al Consejo Permanente de la OEA que suspenda la adhesión de Venezuela a menos que el régimen acuerde en 30 días celebrar elecciones generales, liberar a presos políticos y establecer un canal para la asistencia humanitaria internacional, entre otras medidas. Aunque reconoce los límites de tales medidas multilaterales para detener la caída del país, dice que “la condenapor parte de los otros miembros es la herramienta más fuerte que tenemos”.

La suspensión requeriría una mayoría de dos tercios en el consejo de la OEA, y Venezuela tiene influencia sobre varios estados pequeños a los que suministra petróleo a precio preferencial. Pero una posición firme por parte de la administración Trump podría marcar la diferencia. El presidente Trump debe alinearse con el jefe de la OEA y con la causa de la democracia en América Latina.

(Traducción El Tiempo Latino/El Planeta Media)