Quantcast
El Tiempo Latino
5:50 p.m. | 37° 12/14/2017

Un americano-mexicano hizo un videojuego con el fin de exponer las muertes en el paso de la frontera


Samantha Schmidt | The Washington Post | 3/22/2017, 12:07 p.m.
Un americano-mexicano hizo un videojuego con el fin de exponer las muertes en el paso de la frontera
Un propósito central de Álvarez era crear un juego que pudiera “intentar empezar a cambiar las ideas de las personas acerca de lo que los videojuegos pueden ser”. No es una mera manera de entretenimiento, llenos de violencia y emociones sin propósito - es también una manera de hacer crítica social y enviar un mensaje. |

En un juego diseñado hace algunos años llamado “Papers, Please (Papeles, Por Favor, en español) los jugadores tomaban el rol de agentes de inmigración. Por lo que para este juego, Álvarez quería mostrar el otro lado de la historia, en la que los migrantes son los protagonistas.

Los jugadores podrían sorprenderse por el montaje retro y pixelado del juego, y por la ambigüedad de los personajes y el mapa. Pero Álbaro dijo que esa ambigüedad es intencional, ya que permite que los jugadores “no se enfoquen en la persona si no en el mensaje del juego”.

“Ese tipo de abstracción te permite sumergirte aún más”, dijo.

En las etapas de diseño, le preguntaron si quería que se permitiera a los jugadores dejar su nombre con cada esqueleto luego de que murieran en el juego, pero Álvarez decidió no hacerlo así porque en la realidad muchas de las personas que mueren nunca son identificados.

“Hay cientos de personas que no se pueden identificar y que los familiares nunca sabrán”, dijo.

Su padre, originalmente de Ciudad de México, hizo el trayecto por primera vez a través de la frontera en 1987 por su cuenta. Debido a un programa de amnistía para inmigrantes indocumentados que existió durante esos años, se pudo hacer ciudadano. Tres años después de haber llegado, regresó a México para traerse a su esposa, Eva Álvarez.

En ese momento Eva Álvarez era indocumentada y el Patrullaje Fronteriza la detuvo, separándolos por un día entero mientras su esposo no sabía si la iba a volver a ver.

Se mudaron a Nueva York y luego a Port Arthur, en Texas, donde han vivido por 22 años, criando a dos hijos nacidos en el país. La madre hoy es residente permanente.

“Tuvimos suerte”, dijo el padre, Gonzalo Álvarez de 48 años de edad, agregando que espera que el mensaje que envía su hijo en el videojuego “ayude a la gente a entender los riesgos”.

Si los jugadores llegan al final del juego “Borders” llegan a la vista de una ciudad con edificios en el fondo, similar a una refinería. Álvarez dijo que se dio cuenta de que subconscientemente representó una vista similar a la de su ciudad de nacimiento, Port Arthur.

Al final se le da el chance a los migrantes de escribir sus nombres en una tabla de posiciones, casi como una manera de decir que lograron llegar a Estados Unidos, dijo Álvarez. Ya están seguros.