Quantcast
El Tiempo Latino
5:47 p.m. | 71° 10/19/2017

Nueva medicina baja el colesterol dramáticamente y previene ataques, pero es costosísima


El tratamiento cuesta $14.000 al año y aún las aseguradoras están reacias a cubrir los costos

Liz Szabo | Kaiser Health News | 3/23/2017, 11:30 a.m.
Nueva medicina baja el colesterol dramáticamente y previene ataques, pero es costosísima
Repatha, un anticuerpo artificial también conocido como evolocumab, redujo el riesgo combinado de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y muerte relacionada con afecciones cardiovasculares en pacientes con enfermedad cardíaca en un 20%. | Foto: Cortesía Amgen

La oferta tiene precedentes. Geisinger Health System ofrece reembolsos a miembros que están insatisfechos con su atención. Algunos expertos en atención de salud no se impresionaron por la oferta de Amgen.

La oferta es “una pequeña hoja cubriendo un precio masivo”, dijo el doctor Peter Bach, director del Center for Health Policy and Outcomes del Memorial Sloan Kettering Cancer Center en New York.

Las aseguradoras perderían dinero con la oferta, predijo Bach, porque tendrían que pagar por tratar a docenas de pacientes para prevenir un ataque cardíaco o cerebral.

“Suena como si los pacientes se fueran a perjudicar y la aseguradora redujera su riesgo financiero”, dijo el cardiólogo Cam Petterson, jefe de operaciones en el New York-Presbyterian Hospital/Weill Cornell Medical Center, quien no participó del estudio. “¿Por qué no solo bajar el precio de la droga para que esté disponible para más personas?”.

Amgen puede saber que es improbable que las aseguradoras acepten su garantía de devolución del dinero, dijo Patterson. Sin embargo, la oferta les da buena publicidad, y hace que la empresa se vea más seria al vincular el pago a los resultados.

El nuevo estudio, que analizó a 27,000 pacientes durante dos años, no halló riesgos de seguridad.

Mientras que los médicos dijeron que sentían alivio de que Repatha fuera segura, algunos como David Rind dijeron que esperaban que el estudio demostrara que el medicamento inyectable reduce los ataques cardíacos y otras complicaciones graves en un 30% o más, dado su éxito en los primeros estudios.

“Probablemente, este [resultado] es un poco menos de lo que habíamos estado esperando”, dijo Rind, jefe médico en el Institute for Clinical and Economic Review con sede en Boston, que evalúa el costo-beneficio de las drogas. Rind tampoco tuvo relación con el estudio.

El doctor Marc Sabatine, autor del estudio, dijo que las “convincentes reducciones” en ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y muertes sugieren que los médicos deberían tratar el colesterol de manera mucho más agresiva, aspirando a bajar los niveles de LDL lo más posible. Su estudio se enfocó en pacientes con enfermedad cardíaca subyacente, la mayoría de los cuales ya habían tenido un ataque cardíaco.

Además de la dieta y el ejercicio, el tratamiento estándar para el colesterol es una estatina genérica, que cuesta $250 al año. Las estatinas pueden bajar los niveles de LDL hasta la mitad y reducen el riesgo de ataque cardíaco en un 25%, dijo Nissen.

Algunos médicos están menos impresionados con el nuevo estudio, que fue financiado por Amgen.

En el estudio, 5.9% de los pacientes que combinaron Repatha con una estatina tuvieron un ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular o murieron, comparado con 7.4% de los pacientes que tomaron una estatina además de un placebo (una sustancia que no contiene la droga que se está estudiando).

“Es una reducción pequeña para una droga súper cara”, dijo el doctor John Mandrola, cardiólogo de Baptist Health en Louisville, Kentucky, y jefe de cardiología para Medscape, quien no estuvo involucrado en el estudio.

Pero el alto costo de Retapha podría afectar el sistema de salud de Estados Unidos, dijo el doctor Steve Miller, vicepresidente senior y jefe médico de Express Scripts, una administradora de beneficios farmacéuticos. Una droga similar a Retapha, llamada Praluent, cuesta lo mismo. Los médicos no saben si Praluent también prevendría ataques cardíacos, dijo Rind.