Quantcast
El Tiempo Latino
4:22 p.m. | 63° 10/17/2017

Pensó que Trump deportaría a los “bad hombres”. En cambio está deportando a su esposo que respeta la ley


Peter Holley | The Washington Post | 3/29/2017, 8:40 a.m.
Pensó que Trump deportaría a los “bad hombres”. En cambio está deportando a su esposo que respeta la ley
Helen y Roberto Beristain tienen tres hijos y un exitoso restaurante en Indiana. | Cortesía de la familia Beristain

Cuando Helen Beristain le dijo el año pasado a su esposo que votaría por Donald Trump, él le advirtió que el candidato republicano planeaba “deshacerse de los mexicanos”.

Beristain, para defender su voto, citó directamente a Trump destacando que había dicho que solo sacaría del país a los “bad hombres”, de acuerdo al South Bend Tribune.

Meses después, Roberto Beristain - un empresario exitoso, respetado en su pueblo de Indiana y padre de tres niños americanos de nacimiento - languidece en un centro de detención con criminales peligrosos mientras espera su deportación a México, el país que dejó en 1998.

“Desearía no haber votado”, dijo Helen Beristain al Tribune. “Lo hice por la economía. Necesitábamos un cambio”.

Críticos de la izquierda han bombardeado a Helen Beristain por no haberse tomado en serio el discurso del presidente, y por permitir que su administración sumerja al país en lo que ellos consideran una debacle de inmigración caótica e inhumana.

Críticos de la derecha han inundado a la familia de amenazas racistas y han atacado a Beristain por dar refugio al amor de su vida, un hombre que consideran un extranjero intruso.

Personas como Roberto Beristain están atrapados en el medio de un acalorado conflicto político - individuos que han construido una vida exitosa dentro de las limitaciones del limbo legal confuso en el que existen. Los defensores dicen que el hombre de 43 años de edad nunca ha roto la ley y no tiene ni siquiera una multa de estacionamiento en su récord. El alcalde de South Bend, Indiana, la comunidad conservadora que los Beristein llaman su hogar, lo ha llamado “uno de sus residentes modelo”.

Pero que Beristain haya sido un ciudadano modelo no detuvo a los oficiales de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), quienes lo arrestaron cuando se presentó para su reunión anual con la agencia, el 6 de febrero. Beristain - quien había obtenido una tarjeta del Seguro Social, permiso de trabajo y licencia de conducir - estaba esperando poder regresar a casa con su familia y a su negocio.

Pero en cambio fue llevado bajo custodia, lo que generó esfuerzos desesperados por parte de su familia y varios abogados para librarlo de la custodia del ICE. Hasta ahora los esfuerzos han sido fallidos. Los miembros de la familia le dijeron al Tribune que los oficiales del ICE les informaron que Beristain va a ser deportado el viernes.

Beristain ha estado en los Estados Unidos desde 1998, cuando visitó a una tía en California y decidió no regresar a México, de acuerdo al Tribune. Mas adelante se casó con su esposa, comenzó una familia y echó raíces en Indiana, en donde es dueño de un poplar restaurante llamado Eddie's Steak Shed, el cual emplea a 20 ciudadanos americanos, dijeron activistas al The Washington Post. Ha trabajado en el restaurante por los últimos 8 años y se lo compró a su cuñada en enero.

La portavoz del ICE dijo que en el año 2000 un juez federal de inmigración le otorgó “salida voluntaria” por un período de 60 días. Debido a que no salió de los Estados Unidos durante esos 60 días, “la orden de salida voluntaria de Beristain se revirtió a una orden final de retiro”, dijo la portavoz.