Quantcast
El Tiempo Latino
10:43 p.m. | 51° 1/22/2018

Trump, preso de su propia retórica, es demandado en Seattle por amenazas a “ciudades santuario”


El mismo día en que un juez federal en Hawái falló contra la administración por su veto migratorio, Seattle demandó para desafiar la orden del presidente Trump contra las “ciudades santuario”.

Fred Barbash │The Washington Post | 3/30/2017, 11:53 a.m.
Trump, preso de su propia retórica, es demandado en Seattle por amenazas a “ciudades santuario”
Líderes religiosos y defensores de los derechos de los inmigrantes protestaron frente la Casa Blanca a finales de enero para condenar la decisión del gobierno de deshacer las políticas de “ciudad santuario”. | Oliver Contreras/The Washington Post

El presidente Donald Trump puede culpar a su propia retórica sobre los musulmanes por una serie de sentencias judiciales que bloquean su veto migratorio, incluyendo una decisión este miércoles en Hawái, donde un juez federal extendió su prohibición de la orden ejecutiva que veta a ciudadanos de varios países de viajar a Estados Unidos (EE.UU).

Entre las razones que citó el juez Derrick Watson en su fallo original en Hawái estaba que las “declaraciones públicas contemporáneas” de Trump ─ acerca de mantener a los musulmanes fuera de los Estados Unidos ─ sugerían que las restricciones de viaje “fueron publicadas con el fin de desfavorecer una religión particular, a pesar de su propósito declarado de ser religiosamente neutral”.

Ahora las amenazas de Trump contra determinadas “ciudades santuario” durante su campaña están regresando para atormentarlo en demandas que desafían otra orden ejecutiva: El ultimátum que amenaza con cortar el financiamiento federal a ciudades que “voluntariamente” no cooperan con oficiales federales persiguiendo inmigrantes indocumentados.

El último ejemplo viene en una demanda introducida por Seattle este miércoles, desafiando esa orden ejecutiva como inconstitucional.

Normalmente, Seattle hubiese tenido dificultades para conseguir que un juez federal considere siquiera los méritos de su reclamo porque los tribunales exigen una demostración de lesión antes de permitir que se inicie una demanda. Ni Seattle, ni ninguna otra ciudad, ha sido específicamente amenazada con un corte de fondos por parte de la administración.

En su demanda, sin embargo, Seattle está discutiendo que Trump tenía Seattle en mente cuando él emitió la orden y que la ciudad es de hecho específicamente amenazada por la orden. La evidencia viene, dice Seattle, de “la campaña electoral”.

En “la campaña electoral”, dice la demanda de la ciudad, “Trump hizo referencia a un homicidio de 2007 en Seattle en su aversión por las ciudades santuario”.

“En una entrevista con una estación de radio de Seattle el 29 de agosto de 2016, le preguntaron al demandado Trump sobre la política de ciudad del santuario de Seattle”, dice el expediente. “Él respondió que las ‘ciudades santuario’ están fuera... las ciudades santuario han terminado”. Él agregó que “el gobierno federal va a tener que involucrarse y va a tener que hacerlo muy fuertemente”.

En un discurso pronunciado en Everett, Washington, el 30 de agosto de 2016, dice la demanda: “El demandado Trump declaró que ‘también vamos a asegurar nuestra frontera para evitar que se esparzan las drogas’, y se refirió específicamente al área de Seattle”.

“La orden ejecutiva crea incertidumbre irresoluble en torno a si los fondos federales que actualmente benefician a todos los residentes de Seattle serán cortados si la ciudad es considerada una ‘jurisdicción de santuario’”.

Seattle espera recibir 150 millones de dólares en fondos federales este año, incluyendo 2.6 millones de dólares en subsidios del Departamento de Justicia.

“Seattle no será intimidada por esta Casa Blanca o esta administración y hoy estamos tomando acciones legales contra el orden inconstitucional del Presidente Trump”, dijo el alcalde Ed Murray en un comunicado anunciando la demanda.

Seattle es una de al menos tres docenas de ciudades que han presentado demandas, individual o conjuntamente, desafiando la orden ejecutiva contra las ciudades santuario. San Francisco, el condado de Santa Clara, Los Ángeles, Chicago, Minneapolis, Oakland, Berkeley, California; Santa Ana, California; y Denver están entre los muchos demandantes.