Quantcast
El Tiempo Latino
12:34 a.m. | 73° 6/25/2018

“Apoyo a los inmigrantes. Pero cerrar los negocios es realmente duro”


En el corazón de la comunidad latina de Washington, distintas consignas marcaron el Día Internacional de los Trabajadores.

Maria Sacchetti | The Washington Post | 5/3/2017, 1:40 p.m.
“Apoyo a los inmigrantes. Pero cerrar los negocios es realmente duro”
Un joven manifestante sostiene una pancarta mientras la organización Casa en Acción y miembros del sindicato SEIU-32BJ celebraban una marcha para denunciar la política anti-inmigrante de Trump el 1 de mayo en Washington, DC. | Bill O'Leary/The Washington Post

Read in English

WASHINGTON - El restaurante Don Juan cerró. Lo mismo hizo el restaurante de Haydee. Y así lo hizo Pupusería San Miguel. Los clientes trataron de abrir la puerta del restaurante de Ercilia, esperando pupusas recién fritas y café recién hecho. En cambio, se consiguieron las puertas cerradas con llave.

"Cerrado para apoyar la huelga general", decían los carteles en inglés y en español. "Apoyamos a nuestros trabajadores hoy y todos los días".

Decenas de negocios en Maryland, Virginia y el Distrito (de Columbia) cerraron el pasado lunes, y miles de manifestantes marcharon a través de la capital de la nación bajo un calor sofocante para reunirse frente a la Casa Blanca en protesta contra las políticas migratorias del presidente Trump.

Algunos dijeron que la participación fue menor de lo esperado, pero otros señalaron que consiguieron el apoyo de los inmigrantes y los trabajadores en un día laborable, y poco después de las marchas masivas por la ciencia y el clima.

“Esta no es la última marcha”, dijo Alma Couverthie, directora organizadora de Casa, una organización en Maryland, Virginia y Pennsylvania que lideró la marcha más grande hacia la Casa Blanca. “Va a haber muchos de estos (eventos) y después de esto vamos a volver a trabajar. Vamos a llamar a la gente del Congreso. Vamos a cabildear. Vamos a marchar de nuevo hasta conseguir lo que necesitamos tener en este país”.

Los manifestantes se reunieron en diferentes puntos de la ciudad, en el histórico barrio latino de Mount Pleasant, en Malcolm X Park y en Dupont Circle, y cerraron calles mientras marchaban hacia la Casa Blanca cantando canciones populares y agitando pancartas y letreros. Algunas pancartas decían: “Deporten a Trump” (Deport Trump) y "Este pantano contraataca" (This Swamp Fights Back), en alusión a la promesa del presidente de "drenar el pantano" (drain the swamp) en Washington.

A lo largo de las rutas de marcha, los trabajadores que no podían tomar el día de descanso se detuvieron y agitaron o filmaron con sus teléfonos. Un cocinero en Chipotle sonrió desde la puerta. Alrededor de la esquina, los trabajadores de la construcción dejaron de martillar.

En "DC Variedades", en la calle Mount Pleasant, la dueña Delmy García dijo que intentó cerrar por el día, pero los clientes le rogaron que abriera para que pudieran comprar teléfonos celulares y pagar sus facturas telefónicas. Dijo que es difícil para las pequeñas empresas cerrar, incluso por un día, incluso cuando las comunidades de inmigrantes de la nación temen a la frontera y a la deportación que Trump prometió.

“Yo apoyo a los inmigrantes, pero cerrar las empresas es realmente duro”, dijo García, mientras estaba detrás de un mostrador de cristal. “Si cierras, siempre pagas por ello”.

La marcha hacia la Casa Blanca fue parte de una movilización nacional el lunes para apoyar los derechos de los inmigrantes a través de manifestaciones, clases informales y vigilias, dijo Kica Matos, portavoz del Movimiento para una Reforma Migratoria Justa, que coordinó los eventos a escala nacional.