Quantcast
El Tiempo Latino
2:52 a.m. | 80° 8/18/2017

La otra crisis de Puerto Rico: el éxodo de médicos jóvenes


Carmen Heredia Rodriguez | Kaiser Health News | 5/9/2017, 11:01 a.m.
La otra crisis de Puerto Rico: el éxodo de médicos jóvenes
Un manifestante sostiene una bandera puertorriqueña durante una manifestación en Nueva York el 30 de septiembre de 2016 | Bloomberg foto por John Taggart

Myladis Reyes

Kaiser Health News

Myladis Reyes

CAGUAS, Puerto Rico— Myladis Reyes, de 26 años, se enamoró de la medicina por accidente. Hace siete años estaba en segundo año de la carrera de Química en la Universidad de Puerto Rico cuando visitó a su tía, una clínica internista, en Nueva Jersey y fue testigo de la diferencia que hacía con sus pacientes.

“Siempre estaba sonriendo. Siempre bromeaba", recordó Reyes. "Observé eso y pensé, ¿de qué manera puedo ayudar mejor?".

La experiencia mostró a Reyes una nueva forma de aprovechar su interés por la ciencia y mejorar directamente la vida de las personas. Pero después de una feroz lucha por entrar en la escuela de medicina, ella prevé desafíos para encontrar una residencia médica en Puerto Rico. Y por las malas perspectivas de empleo en la isla, Reyes espera que, cuando se reciba, su carrera la lleve lejos de casa.

Estudiar medicina es una opción popular entre los jóvenes puertorriqueños. Las tasas de aceptación en las cuatro escuelas de medicina de la Commonwealth son bajas y la competencia es alta. Por ejemplo, Ponce Health Sciences University recibió 1.200 solicitudes para su programa de medicina en el año académico 2015-16. Aceptó 180. En la primavera pasada, la Association of American Medical Colleges reportó que 277 estudiantes se habían graduado de escuelas de medicina de la isla.

Pero muchos de esos graduados están yéndose, eligiendo mejores oportunidades de trabajo, a pesar de las crecientes y urgentes necesidades de salud de Puerto Rico.

En el Residency Match anunciado en marzo, momento en el que los estudiantes realizan exámenes para saber en dónde seguirán entrenando, cerca de la mitad fueron elegidos por centros médicos de los Estados Unidos continental, según cifras proporcionadas por funcionarios de las cuatro escuelas de medicina de Puerto Rico.

Ese éxodo es particularmente alarmante porque la infraestructura sanitaria de la Commonwealth sufre de una escasez de médicos capacitados.

Los médicos optan por salir de Puerto Rico por muchas razones: casi 4 de cada 10 personas en el estado están aseguradas a través de programas del Medicaid, pero los pagos a los médicos y hospitales son un tercio más bajos que los pagos promedio de las organizaciones de atención administrada del Medicaid en el continente. La mayoría de los pacientes del Medicare también usan la alternativa privada -los planes de Medicare Advantage- pero sus reembolsos también están muy por debajo de las tasas del continente.

Los pagos bajos se agravan por una profunda crisis, Puerto Rico tiene una deuda de $70 mil millones. El verano pasado, el Congreso estableció una junta supervisora ​​encargada de salvar la economía de la isla. Su plan fiscal lanzado en marzo pide más recortes a los reembolsos de los proveedores y menos beneficios para los afiliados al Medicaid, lo que agrega presión a una recesión económica que ha ayudado a expulsar a miles de médicos de la isla.

Para cauterizar la hemorragia, el gobernador Ricardo Rosselló transformó en ley una medida que reduce el impuesto a la renta de los médicos al 4% si completan 180 horas de servicio comunitario relacionado con la medicina o de cuidado compensado a los pacientes del Medicaid.