Quantcast
El Tiempo Latino
8:15 a.m. | 69° 6/26/2017

Manifestantes contra el gobierno de Venezuela no dan señales de retroceso


Pese a que van seis semanas de protestas y llamados a nuevas elecciones, el presidente no muestra señales de escuchar a sus oponentes.

Ishaan Tharoor | The Washington Post | 5/11/2017, 7:58 a.m.
Manifestantes contra el gobierno de Venezuela no dan señales de retroceso
Manifestantes marchan hoy, jueves 11 de mayo de 2017, en Caracas (Venezuela). Cientos de opositores venezolanos participaron hoy en una caminata en el este de Caracas en honor a Miguel Castillo, quien falleció el miércoles en una protesta contra del Gobierno del presidente de ese país, Nicolás Maduro, a causa de una herida con arma de fuego. | EFE/Miguel Gutiérrez

La crisis en Venezuela es cada vez peor. El miércoles, al igual que en cada día anterior durante las últimas seis semanas, las protestas contra el gobierno golpearon varias partes del país. Casi nos estamos acostumbrando a las imágenes: barricadas ardiendo contra la policía antidisturbios, fuerzas de seguridad lanzando gases lacrimógenos, manifestantes ensangrentados siendo ayudados por médicos voluntarios.

El atrincherado presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se aferra al poder. Recientemente anunció planes para desechar la constitución del país e implementar un nuevo sistema que fortalecería aún más su gobierno. Sus opositores -que se despertaron en marzo cuando la corte suprema pro-gobierno intentó despojar de sus atribuciones al Poder Legislativo dominado por la oposición- buscan nuevas elecciones, la liberación de prisioneros políticos y otras concesiones. Maduro, el impopular heredero de una revolución socialista, no muestra ningún signo de que presta atención a esos llamados.

"Maduro está atrapado en un laberinto electoral del propio régimen", escribió Phil Gunson, de la firma International Crisis Group, el mes pasado. "Después de años de usar las elecciones como plebiscitos, confiando en que los ingresos petroleros y el carisma del fallecido presidente Hugo Chávez siempre asegurarían la victoria, el gobierno no puede ahora -con Chávez muerto- ni reunir el apoyo electoral ni encontrar una razón convincente para no ir a elecciones".

Y así continúan las protestas. Decenas han perecido en enfrentamientos, y cientos han resultado heridos. Una pequeña minoría de manifestantes han recurrido a la violencia cuando Maduro movilizó bandas armadas de leales, conocidos como "colectivos", para contrarrestar las prostestas.

Las fuerzas de seguridad, según mis colegas, "parecen cada vez más decididas a ahogar el movimiento de protesta con una fuerza brutal, incluyendo el uso de grandes cantidades de gases lacrimógenos." Varios manifestantes han sido asesinados o gravemente heridos por las latas de gas disparadas contra las masas o supuestamente lanzadas desde helicópteros del gobierno. La semana pasada, un joven resultó herido cuando fue arrollado por un vehículo blindado de la policía".

En respuesta, los manifestantes han adoptado algunas tácticas inusuales. Muchas armaduras deportivas y cascos se han adaptado a partir de artículos del hogar. Y, después de ser confrontados por innumerables rondas de gas lacrimógeno, algunos llegaron a las calles el miércoles con una desagradable nueva arma: materia fecal. Según un reporte de Reuters, algunos manifestantes estaban haciendo "cócteles poopootov" - frascos de plástico o vidrio llenos de una mezcla de agua y excrementos humanos.

"Los niños salen con piedras, es su arma, ahora tienen otra arma: excremento", dijo un dentista de 51 años a Reuters mientras preparaba contenedores de heces en su casa.

Estas revueltas es consecuencia de una crisis económica y una recesión.

Desde que Maduro asumió el poder en 2013, la economía venezolana se hundido, la inflación se disparó y los venezolanos han soportado escasez de alimentos y apagones que cerraron hospitales. Como escribimos anteriormente, sectores enteros de la población están reportando pérdida de peso aguda y un recorte en sus comidas diarias. Esta semana, el gobierno venezolano publicó nuevos datos sorprendentes: La tasa de mortalidad infantil aumentó un 30 por ciento el año pasado, la mortalidad materna se disparó un 65 por ciento y los casos de malaria aumentaron un 76 por ciento.