Quantcast
El Tiempo Latino
8:19 a.m. | 73° 6/26/2017

Indocumentados pero llenos de aspiraciones


El Planeta conversó con cuatro jóvenes indocumentados que están estudiando en prestigiosas universidades de Boston. Sus historias son diferentes, pero su mensaje es el mismo: estudiar vale la pena

Tibisay Zea | 5/15/2017, 10:02 p.m.
Indocumentados pero llenos de aspiraciones
Para los indocumentados, conseguir un título universitario es una tarea más difícil de lo normal. Conversamos con 4 jóvenes estudiantes de universidades de Boston, que nos contaron cómo lo han logrado. |

¿Cómo financiaste tus estudios?

La mayor parte del dinero que obtenía trabajando como pintor de casas lo ahorraba para financiar mi educación. Pasaba veranos enteros trabajando. También recibí ayuda financiera privada, así como becas y “grants” de la universidad.

¿Cuándo diste el salto a Harvard?

En el 2013, vine a Harvard a una conferencia de inmigración con dos amigos, también indocumentados. Era la primera vez que volaba en un avión, y estaba preocupado de que me detuvieran al no tener papeles. Pero cuando llegamos estábamos felices y emocionados. En la conferencia hicimos varios contactos importantes, y a raíz de eso se me presentó la oportunidad de postularme a una maestría en la Escuela de Teología. Harvard me parecía inalcanzable. Además, pensaba que era absurdo continuar con mi educación sin tener papeles para trabajar después. Pero decidí postularme. Y me aceptaron. Fue un salto de fe.

¿Qué retos enfrentaste como indocumentado? ¿Estás protegido con DACA?

No tengo DACA. Porque llegué aquí en julio de 2007, y el plazo era junio de ese año. Tres abogados me recomendaron que no aplicara. En ese momento de mi vida, ya sea por honestidad o ingenuidad, pensaba que no debía mentir para navegar el sistema. Sin embargo, eventualmente, me di cuenta que, muchas veces mentir es un recurso que nuestra gente tiene que usar para poder respirar dentro de un sistema que nos aplasta. También he tenido que preocuparme por la posible deportación de algún miembro de mi familia, e incluso por la mía propia.

Eso significa que no puedes trabajar después de graduarte…

Así es. He tenido conflicto sobre el hecho de que, a pesar de tener dos títulos universitarios, legalmente no puedo trabajar y poner en práctica mis conocimientos académicos. Como estudiante indocumentado, me parece absurdo obtener un título cuando no puedo trabajar legalmente. Lo más "lógico" sería que renuncie a la educación, pero no es lo que hice. El corazón no entiende de razones.

Como mexicano, ¿Sientes una responsabilidad de contribuir con tu país de alguna manera?

A México, no. A la gente mexicana de la que me considero parte, sí. Creo que hay una diferencia. El poeta mexicano, Octavio Paz, señaló que México siempre ha sido el proyecto de una minoría, estoy de acuerdo con esto. No siento que le debo nada a México, esto es, a los que gobiernan a México. Sin embargo, si siento una responsabilidad, por ejemplo, con las personas que están indocumentadas en este país, aunque no son todas mexicanas.

¿Te irías de Estados Unidos?

Creo que mi misión está aquí. No quiero irme. Quiero luchar y seguir abriendo caminos en este país, ver entonces hasta donde puedo llegar a pesar de las barreras legales.


Karen Centeno, mexicana de 25 años, estudia una maestría en la Escuela de Teología de Boston University

Karen Centeno, mexicana de 25 años, estudia una maestría en la Escuela de Teología de Boston University

“Tan sólo con lucir diferente al estándar, ya hay razón para la discriminación”

Karen Centeno. 25 años. De México

Estudia una maestría en la Escuela de Teología de Boston University

Karen Centeno llegó a Estados Unidos antes de cumplir los 3 años de edad. Sus padres la trajeron desde México hasta Phoenix, Arizona, donde creció.