0

Legisladores republicanos elaboran un proyecto de Ley de Inmigración, pero no lo suficientemente duro, según sus críticos

El proyecto de ley incluye tiempo de cárcel para aquellos que cruzan la frontera otra vez después de ser deportados, y brazaletes de tobillo para padres de adolescentes indocumentados.
Un día sombrío en Washington marcó el martes, el primer día del 115º Congreso, mientras que peatones pasan por delante del Capitolio.

Un día sombrío en Washington marcó el martes, el primer día del 115º Congreso, mientras que peatones pasan por delante del Capitolio.

Dos legisladores clave del partido Republicano están elaborando un proyecto de ley de miles de millones de dólares que castigaría las ciudades santuario, obligaría a los padres de adolescentes indocumentados a usar monitores electrónicos de tobillo para que sus hijos no falten a las audiencias de deportación y establezcan penas mínimas de cinco años para los inmigrantes que vuelven a ingresar ilegalmente a los Estados Unidos después de haber sido deportado, según un asesor del Congreso y un borrador del proyecto de ley obtenida por The Washington Post.

El proyecto de ley de los senadores John Cornyn y Michael McCaul, republicanos de Texas, que aún estaba siendo reelaborado el lunes, también aumentaría el espacio para albergar detenidos y aumentaría el número de jueces de inmigración en la frontera para acelerar las deportaciones.

Se pide un aumento de los procesos penales de los inmigrantes que cruzan la frontera ilegalmente, y se reembolsará a los gobernadores que desplieguen la Guardia Nacional de su estado para ayudar a patrullar la frontera de EE.UU., de acuerdo con un asistente del Congreso con conocimiento directo de la ley.

La Casa Blanca se negó a comentar el proyecto de ley el lunes.

La amplia propuesta, que se está perfeccionando con el aporte del Departamento de Seguridad Nacional de la administración Trump, tiene como objetivo aumentar la seguridad fronteriza y la aplicación de la ley de inmigración en el interior de Estados Unidos.

Pero los grupos anti-inmigrantes de línea dura que han visto el borrador de la legislación dicen que se quedan cortos al no proporcionar el muro fronterizo prometido por Trump, sanciones contra empresas que contratan inmigrantes ilegales o E-verify, el sistema de verificación de empleo que ha sido un elemento básico de las conversaciones previas sobre inmigración en Capitol Hill.

Estos críticos dicen que aunque el proyecto de ley sea aprobado por la Cámara baja, es improbable que se apruebe en el Senado, donde los demócratas han señalado que no estarían dispuestos a comprometerse en la legislación a menos que incluya un camino a la residencia legal de los 11 millones de inmigrantes indocumentados.

“No hay ni una sola cosa sobre la aplicación de la ley en el sitio de trabajo ni nada en absoluto contra los empleadores”, dijo Jessica Vaughan, directora de estudios de política para el Centro de Estudios de Inmigración, quien ha visto un borrador del proyecto de ley. “Está jugando con los límites”.

La propuesta viene después de una serie de desafíos en la corte por parte de los demócratas y los grupos de las libertades civiles que han paralizado temporalmente muchos de los esfuerzos del presidente Donald Trump para acabar con los inmigrantes indocumentados y las ciudades santuario, entre otras provisiones.

Trump también se ha topado con problemas para obtener financiamiento del Congreso para un muro más grande en la frontera entre Estados Unidos y México.

Independientemente de si avanza en el Congreso, la legislación podría tener implicaciones para Cornyn y McCaul, que según se informa tienen ambiciones propias que se extienden más allá de sus puestos de trabajo actuales.

Cornyn está en la carrera para reemplazar al director despedido del FBI James Comey, mientras que McCaul ha sonado como futuro candidato al Senado estadounidense, quien podría ser candidato a tomar el asiento de Cornyn si se abre el puesto.

Cornyn preside el subcomité del Comité Judicial del Senado sobre seguridad fronteriza e inmigración, mientras que McCaul encabeza el Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes. Ambos legisladores han cuestionado las propuestas para construir un muro fronterizo, sobre todo porque las aprehensiones fronterizas han disminuido, lo que ha hecho que el congresista se haya ganado el apodo de “No wall-McCaul”.

El borrador más reciente de su proyecto de ley trata de castigar las jurisdicciones santuario mediante la ampliación drástica de fondos federales que podrían negarse a las ciudades y pueblos que prohíben o limitan la cooperación entre las agencias policiales locales y los agentes de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

Un juez federal en California el mes pasado bloqueó temporalmente los planes de Trump de despojar una cantidad más limitada de fondos a las ciudades santuario. Pero el razonamiento del juez fue que sólo el Congreso puede imponer condiciones a los fondos federales.

Hay actualmente más de 100 ciudades santuario que rechazan entregar a los inmigrantes que han arrestado para crímenes estatales o locales a ICE para procedimientos civiles de deportación.

Vaughan dijo que la medida de Cornyn y McCaul combina propuestas separadas que podrían ser aprobadas por su cuenta, incluyendo un proyecto de ley conocido como "La Ley de Kate", nombrado por Kathryn Steinle, quien fue asesinada en 2015 en San Francisco, supuestamente por un mexicano que había sido deportado varias veces, pero volvió a Estados Unidos. También hay una propuesta que refleja la legislación del senador Pat Toomey, republicano de Pensilvania, que obligaría a las ciudades santuario a cooperar con la policía federal de inmigración.

A principios de este año, Cornyn dijo que estaba trabajando con otros miembros del Congreso y el gobierno Trump en la legislación que aseguraría la frontera.

“Lo he dicho antes, y repetiré otra vez que la seguridad fronteriza es realmente una cuestión de voluntad política”, dijo. “El último gobierno no la tenía, y sé que este gobierno tiene la voluntad política de hacerlo, así que estamos tratando de trabajar juntos para demostrarles que lo que pensamos son los medios para lograr ese objetivo deberían ser similares”.

Robert Law, director de relaciones gubernamentales de la Federación Americana para la Reforma Migratoria, dijo que los proyectos de ley contienen algunas herramientas útiles para hacer cumplir la ley de inmigración, pero en general, “siguen estando equivocadas”.

“Es el mismo intento fallido de cada Congreso”, dijo Law, cuyo grupo defiende la reducción de la inmigración legal además de intensificar las deportaciones. “Un nuevo Congreso, y nada cambia realmente para asegurar la frontera”.

(Traducción El Tiempo Latino/El Planeta Media)