Quantcast
El Tiempo Latino
9:44 p.m. | 84° 6/22/2017

7 cosas que hacen los líderes excepcionales


Ciertas cualidades hacen ideal a una persona para tomar las riendas de un equipo

María Elisa Villamizar | 5/19/2017, 12:07 a.m.
7 cosas que hacen los líderes excepcionales
Los grandes líderes son dinámicos, tienen buenos hábitos y generan un impacto positivo en su equipo de trabajo. | EFE

Muchas son las personas que son exitosas en los distintos rubros posibles. Sin embargo, siempre hay alguien que resalta por su forma de tomar posición ante el grupo y de cómo las personas se dirigen con él y con sus opiniones.

Estar a la cabeza de un grupo es una tarea compleja. Se trata de unificar las opiniones, buscar las soluciones ante cualquier problema, y guiar al grupo hacia su meta. Para obtener los resultados deseados cuando se trabaja en equipo, es usual que una persona tome el liderazgo. Pero, ¿qué se necesita para tener esa posición? Te ofrecemos una lista de 7 cosas que hacen de una persona un excelente líder.

1.Incentiva a sus compañeros: Exigir que los miembro del equipo cumplan con una función por el simple de hecho de tener la posición de guía, no lleva a nada bueno. Más bien puede ser contraproducente. Un líder incentiva a las personas a trabajar para lograr los objetivos, sin ser autoritario. El trabajo de cada uno de los integrantes es esencial para llegar a la meta, y un líder sabe destacar la importancia del trabajo de todos y obtener un beneficio en común.

2.Es un excelente comunicador: Los líderes son líderes porque saben comunicarse. El intercambio de información es un trabajo de dos y consiste en hablar y también escuchar al otro. La cabeza del grupo debe saber dialogar y expresarse, de una manera que todos entiendan y que sea de manera respetuosa. Así como el líder debe hablar, es primordial que sepa escuchar. Ser el “jefe” no te da el beneficio de ser el único que opina. Los demás integrantes también tienen opiniones que pueden ser muy útiles para la realización del trabajo. Debe existir una buena comunicación para que todos estén claros de sus funciones y que se logren los objetivos.

3.Es responsable con sus acciones: No hay nada más cierto que las acciones dicen más que las palabras. De nada sirve demandar que se trabaje cuando uno no lo hace. El ejemplo es la mejor herramienta que tiene un líder para mantener su ‘status’. La puntualidad, las entregas, la pulcritud, el lenguaje, todos los integrantes voltean la mirada al líder para saber cómo hacer las cosas.

4.Muestra humildad ante los demás: Un líder tiene su posición gracias a la aceptación de su grupo de trabajo. Nadie es mejor que nadie, sólo se tienen distintas habilidades. Un guía da el ejemplo y hace el ”trabajo sucio” si es necesario, y no se aprovecha de su posición. Además, sabe que trata con iguales, humana e intelectualmente.

5.Demuestra pasión por su trabajo: La pasión y el entusiasmo son contagiosos. Lo mismo ocurre con el aburrimiento y la apatía. Nadie quiere trabajar para un jefe que no está entusiasmado con su trabajo. Los grandes líderes son apasionados por lo que hacen, y se esfuerzan por compartir esa pasión con todos los que les rodean.

6.Reta al equipo: Irse por el camino fácil puede ser lo más sencillo, pero no necesariamente lo mejor. Tomar retos para el crecimiento del equipo y la obtención de mejores resultados es trabajo del líder. Esto incentiva a las personas a superarse y hacer siempre lo mejor que se puede.

7.Inteligencia emocional: Nada es perfecto cuando se quiere lograr un objetivo. Siempre existirán fallas, obstáculos y malas decisiones tomadas. Cuando pasa esto, un líder no se alebresta y pierde el control. Todo lo contrario, quien es jefe es quien más debe mantener la cabeza fría para acordar cuáles serán los próximos pasos a tomar.