Quantcast
El Tiempo Latino
10:33 a.m. | 63° 5/23/2017

A soñar con Cuba


¿Qué potencial tendrá el mercado de viajes a Cuba?

John Rodríguez | Senior Political Analyst | El Tiempo Latino | 5/19/2017, 9:55 a.m.
A soñar con Cuba
CALLES. Por las calles de Cuba se observan autos de otra época, como este capturado por el fotógrafo de DC, Avner Ofer. | Avner Ofer

Desde diciembre de 2014, cuando el Presidente Barack Obama abrió nuevas relaciones diplomáticas con Cuba, el sueño de explorar una cultura que ha estado fuera del alcance de muchas personas que viven en los Estados Unidos se hizo realidad. Mi mamá lloró cuando recibió esta noticia y dijo: “Yo pensaba que nunca iba a tener la oportunidad de conocer Cuba… Mi sueño todavía no muere”. Con todo el estudio y experiencia que tengo en el ámbito político y en políticas gubernamentales, estoy seguro que aún me queda mucho por conocer sobre la cultura y el futuro de Cuba.

En los últimos dos años, he observado un renovado entusiasmo por viajar a Cuba. Para muchos en los Estados Unidos las posibilidades que se abrirían al poner los pies en la isla alimentan la ilusión proveniente del nuevo estatus de las políticas diplomáticas con Cuba.

Quizás poder viajar a Cuba puede ser clave para que las relaciones entre ambos países tengan nuevas metas de expansión. En los últimos meses he hablado con oficiales de la Embajada de Cuba, con una empresaria que organiza viajes a la isla y con otros visitantes para conocer sus opiniones sobre el tema. Jessi Calzado, propietaria de la agencia de viajes Cuba Inspires, me comentó sobre la importancia de vivir la cultura de cerca.

“Mi objetivo es aportar a un mejor entendimiento de mi país para que las relaciones [entre Cuba y los EE.UU.] continúen mejorando”, dice Jessi. Ella ha llevado a varios artistas a Cuba en sus misiones, incluyendo a personalidades como las hermanas Kardashian y la cantante Madonna. También está muy enfocada en acercarse a miembros del gobierno que puedan abogar por la eliminación del embargo que ha afectado a Cuba.

Oficiales de la Embajada de Cuba también han estado trabajando arduamente por este país buscando apoyo para normalizar relaciones comerciales, económicas y financieras. Una de las formas es buscar reconocimiento y apoyo de legisladores y otros líderes estatales. La Asamblea Estatal de California es una de las tantas entidades que está de acuerdo con poner fin al bloqueo. En 2016, la Embajada de Cuba también invitó a empresarios de Washington, DC, a visitar La Habana. El grupo incluyó a la Alcaldesa Muriel Bowser, quien fue una de las primeras mandatarias municipales en viajar a la isla tras 54 años de Guerra Fría.

MÚSICA. La música está en la sangre del pueblo cubano como lo demuestra este hombre con su trompeta.

Avner Ofer

MÚSICA. La música está en la sangre del pueblo cubano como lo demuestra este hombre con su trompeta.

Sería un error pensar que el turismo en Cuba depende de los Estados Unidos. Por más de 60 años ha existido un mercado con otros países. “Más de 300.000 personas viajaron a Cuba en 2016 y solamente 50.000 de EE.UU.”, afirma Avner Ofer, fotógrafo de Washington, DC. “La idea de que todos [en EE.UU.] deberíamos viajar a Cuba antes de que cambie la cultura por la influencia americana es muy egocentrista”. Avner señala que personas de todos los países, incluyendo los EE.UU., deberían viajar a Cuba sin quedar limitados a la zona turística, porque esta puede dejar una falsa impresión. Hay una linda y diversa cultura en otras partes de Cuba de las que podríamos aprender mucho.

Una reciente encuesta realizada por la Universidad de Chicago, indica que 70% de los cubanos apoya que las relaciones entre ambos países mejoren. Este entusiasmo se sintió en EE.UU. en el verano de 2016, cuando más de ocho compañías aéreas solicitaron autorización para aterrizar en La Habana.

Recordemos que aún existe un riguroso embargo contra Cuba y que todavía no es posible viajar libremente desde los EE.UU. como piensan muchos. Los viajeros deben calificar dentro de una de las 12 categorías legales. El último mes, varias aerolíneas han recortado vuelos para ajustarse a la demanda real de viajeros. Además, la administración Trump todavía deja una sensación de inseguridad sobre el futuro de estas relaciones.

Está claro que quienes realmente quieren ir a Cuba, buscan la manera de llegar. A mi parecer, este anhelo puede ser un motor para continuar con el avance de las relaciones con los EE.UU., y a lo mejor, un camino hacia el fin de un bloqueo que ya lleva más de medio siglo.