Quantcast
El Tiempo Latino
7:36 p.m. | 70° 10/15/2018

El Presidente Trump quiere deportar miembros de la pandilla MS-13, El Salvador teme su regreso


Funcionarios salvadoreños temen que haya una inundación de pandilleros recién llegados que lleve a más violencia.

Joshua Partlow | The Washington Post | 5/24/2017, 10:23 a.m.
El Presidente Trump quiere deportar miembros de la pandilla MS-13, El Salvador teme su regreso
El graffitti de la pandilla MS-13 en el puente de la autopista de Springfield, Virginia, cerca del cual la policía encontró los restos de una adolescente asesinada por la banda criminal en febrero pasado. | Michael Miller/The Washington Post

Funcionarios policiales en Los Ángeles y otras ciudades de Estados Unidos han lanzado ataques recientemente para capturar docenas de miembros de la MS-13 y otros miembros de pandillas latinos. El Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) anunció este mes la detención de más de 1.300 miembros de pandillas en todo el país en lo que describió como la mayor campaña represiva contra la pandilla en la historia de la agencia.

Los salvadoreños temen el regreso de los capturados en las redadas de Estados Unidos.

"Probablemente no veremos las consecuencias hoy o mañana o la próxima semana, pero probablemente en seis meses o un año estaremos sintiendo los síntomas de lo que estas deportaciones están causando ahora", dijo el alcalde de San Salvador Nayib Bukele en una entrevista .

Los miembros de las pandillas forman una pequeña fracción del total de los deportados. Las autoridades salvadoreñas dicen que 6.922 personas fueron traídas aquí desde Estados Unidos en los primeros cuatro meses del año, un poco más que el año pasado.

Este año el número total de deportaciones por parte de la administración Trump ha disminuido alrededor de 12 por ciento, a alrededor de 56.000 personas, en comparación con el mismo período del año pasado. Funcionarios han atribuido la disminución al hecho de que el sistema federal de tribunales de inmigración está sobrecargado.

Pero la administración Trump está claramente trabajando para expulsar a más pandilleros.

“¿Saben acerca de la MS-13? Dijo Trump durante un discurso en abril a la National Rifle Association”. “Llévenselos de aquí, ¿verdad?”.

Los funcionarios salvadoreños temen que, aunque el número de asesinatos haya disminuido este año, las pandillas podrían en silencio fortalecerse o reorganizarse. La MS-13 tiene al menos 49 "cliques" (pequeños grupos) diferentes en El Salvador, según Guadalupe de Echeverría, jefe de la unidad de homicidios y anti-pandillas en la oficina del procurador general. A lo largo de los años, algunas de estas camarillas se han puesto el nombre de las ciudades de Estados Unidos donde los miembros habían vivido antes de ser deportados.

Una importante dinámica dentro de la MS-13, dijo Echeverría, es una reciente ruptura entre los líderes históricos, la mayoría de los cuales han sido encarcelados y un ala conocida como el "503", el código telefónico del país para El Salvador.

"Ellos ya han formado un nuevo grupo, y muy probablemente con gente deportada", dijo. "Ya hemos visto una cierta cantidad de violencia entre ellos".

Para prepararse para nuevas deportaciones, el gobierno de Sánchez Cerén propuso recientemente una legislación para vigilar a los pandilleros que regresan al país. En virtud de la medida, si el pandillero sospechoso no tuviera una orden judicial pendiente por delitos en El Salvador, se le pediría que se registrara con la policía una vez al mes y notificar a las autoridades si se mudó. La ley también crearía "centros de internado", posiblemente custodiados por los militares, que serían algo así como una casa intermedia para los pandilleros que regresan.

Rodríguez, jefe de la agencia de migración, dijo que muchos miembros de pandillas en Estados Unidos habían huido de los conflictos con sus rivales en El Salvador.

"Para volver", dijo, "algunos corren un peligroso riesgo por haber escapado, por eso creemos que hay una oportunidad en los internados para protegerlos y poder reinsertarlos en la sociedad".

Los trabajadores de los derechos humanos aquí han cuestionado la legalidad de sostener sospechosos de pandillas si no han sido acusados o condenados por un delito en su país de origen.

(Traducción El Tiempo Latino/El Planeta Media)