0

El Salvador y Honduras juegan como en casa

Se enfrentarán el sábado 27 en DC con decenas de miles de sus paisanos en las tribunas del RFK
ETERNOS RIVALES. El Salvador y Honduras durante un partido de la Copa Centroamericana de Panamá 2017.

ETERNOS RIVALES. El Salvador y Honduras durante un partido de la Copa Centroamericana de Panamá 2017.

La mesa está servida para disfrutar de uno de los platos más exquisitos del fútbol centroamericano.

Sí. Las selecciones nacionales de fútbol de El Salvador y Honduras se enfrentarán este sábado 27 de mayo a las 7pm en el estadio RFK de Washington, DC, en un amistoso que servirá a estas dos naciones para afinar los detalles de su preparación para sus próximos compromisos oficiales.

El encuentro en la capital estadounidense promete ser un duelo deportivo tanto en la cancha como en las tribunas, por la gran cantidad de aficionados con los que cuentan en el área metropolitana.

Mientras que la Bicolor de Honduras usará el encuentro como parte de su preparación para sus partidos de junio contra México y Panamá en el hexagonal final de la eliminatoria mundialista de la Concacaf, El Salvador se ensambla para su participación en la Copa Oro que se celebrará en julio en los Estados Unidos, torneo en el que la Selecta se medirá en la primera vuelta a México, Curazao y Jamaica.

Los organizadores anunciaron que los niños de hasta doce años de edad presenciarán gratis el partido, siempre y cuando entren al estadio acompañados de un adulto. “La idea es facilitar que los padres que quieran ir al partido puedan llevar a sus hijos porque en el pasado supimos de muchos aficionados que no pudieron ir a este tipo de encuentros en familia. Es una iniciativa que ha sido muy bien aceptada por las comunidades hondureña y salvadoreña”, dijo a El Tiempo Latino el empresario Elías Polío, promotor del partido que tendrá una entrada general de $40 por persona.

Desde el punto de vista futbolístico, los aficionados cuscatlecos podrán presenciar el regreso al RFK del salvadoreño Rodolfo “Fito” Zelaya, quien es considerado como uno de los mejores delanteros centrales que ha tenido ese país en los últimos años.

Además, bajo los tres palos de la Selecta estará uno de los estelares porteros salvadoreños como es Benji Villalobos, del CD Águila, quien por tercer año consecutivo fue declarado el Mejor Portero del Fútbol de esa nación.

Además de Zelaya y Villalobos, el técnico Eduardo Lara de El Salvador convocó a otros 16 jugadores de la Liga Mayor y dos que militan en equipos del exterior.

Las novedades son los volantes Gilberto Baires y Narciso Orellana, de Santa Tecla e Isidro Metapán respectivamente. En el caso de los jugadores legionarios, Lara contará con Efraín Burgos Junior y Dennis Pineda. Otros estelares que juegan en El Salvador son Henry Romero, Alexander Larín, Oscar Cerén, Roberto Domínguez y Gerson Mayén.

Por su parte, el técnico Jorge Luis Pinto, de Honduras, convocó entre otros futbolistas a los veteranos Donis Escober, Jhonny Palacios, Brayan Beckeles, Jhonny Leverón, Jorge Claros, Mario, Walter y Rony Martínez, Cristian Altamirano y Eddie Hernández.

Mientras que Honduras ha participado en los mundiales de España-1982, Sudáfrica-2010 y Brasil-2014, El Salvador debutó en la máxima fiesta del fútbol mundial en México-1970 y tuvo su última participación en España-1982, este último torneo con un equipo comandado por Jorge “Mágico” González, por lo que ya cumple 35 años sin acudir a una Copa del Mundo.

El Salvador y Honduras han mantenido una rivalidad histórica en Centroamérica y este mismo año ya lo demostraron al quedar entre los mejores de la Copa Centroamericana celebrada en enero en Panamá en la que la Bicolor quedó campeona y la Selecta en el cuarto lugar.

“Una razón suficiente para inculcar esa cultura y pasión futbolística a las nuevas generaciones de salvadoreños y hondureños”. Así lo manifestó el empresario y promotor del partido, Elías Polío, al hacer un llamado a las comunidades de El Salvador y Honduras para hacer de los niños los aficionados más favorecidos con el espectáculo.

La presencia de más niños en las tribunas del estadio RFK representa un mayor compromiso cívico para la afición.

“Vamos con la familia, debemos inculcarles a esos niños nuestra cultura futbolística para que se identifiquen con el ‘azul y blanco de El Salvador’ o con el ‘blanco y la H’ de Honduras y que haya un buen comportamiento. Eso es fundamental. Estamos enviando un mensaje a nuestra gente para que apoyen y lleven a sus hijos”, recomendó Polío.

Afirma el dirigente que es una “inmejorable oportunidad para mostrar nuestro civismo” especialmente en estos tiempos difíciles con respecto al tema de inmigración. “Que vayan y canten a todo pulmón los himnos nacionales, guarden un buen comportamiento y eviten problemas”, recomendó el empresario.

Existe mucha expectativa en el área metropolitana por ver en acción a “Fito” Zelaya, quien parece haber recuperado su mejor nivel este año con el Alianza y pudiera regresar a algún equipo en el exterior.

Zelaya es uno de los pocos “sobrevivientes” de aquella generación que en 2013 fue sancionada por amañar partidos de la selección.

A finales de ese año, la Federación Salvadoreña de Fútbol (Fesfut) suspendió “de por vida” a 14 jugadores que habían formado parte de la selección nacional por sus vínculos con sobornos para arreglar partidos.

“Fito” Zelaya, del Alianza, y el portero Benji Villalobos, del CD Águila, también fueron mencionados en aquella oportunidad.

“Yo no soy quien para juzgar a nadie, pero si como dijo el profesor (Eduardo) Lara el fútbol salvadoreño les permitió jugar en su torneo local eso quiere decir que están habilitados para jugar en la selección. Lara ha sido el único entrenador que impuso su carácter y dijo los ‘voy a llamar’ sin importarle las críticas y les han dado resultados”, subrayó Polío.

“Creo que la mayoría de la afición salvadoreña ha pedido a ‘Fito’ (Zelaya) porque es el mejor jugador que tenemos hoy en día. Si el profesor Lara lo ha llamado y la afición lo quiere no veo problemas en que venga a la selección”, concluyó.