Quantcast
El Tiempo Latino
1:55 p.m. | 50° 11/20/2017

¿Qué hicieron los habitantes del pueblo “Ojos de Agua” en El Salvador para no tener asesinatos en casi dos años?


La comunidad vigila la seguridad de este municipio chalateco. En 2015 hubo un solo homicidio y desde 2016 no han sido registrados más.

Gadiel Castillo | www.ElSalvador.com | 11/1/2017, 1:24 p.m.
¿Qué hicieron los habitantes del pueblo “Ojos de Agua” en El Salvador para no tener asesinatos en casi dos años?
COMUNIDAD ORGANIZADA. Prescindir de un puesto policial en Ojos de Agua les ha resultado. La comunidad está organizada de tal forma que allí no hay pandillas y no las dejan entrar. | Mauricio Cáceres

Las autoridades de Seguridad siguen atribuyendo la escalada de homicidios a problemas internos entre pandillas, pero los mismos registros de homicidios que publica la Policía dan cuenta de que son personas ajenas a las maras las que más mueren a diario.

En Ojos de Agua tienen la visión de que el municipio es de y para sus habitantes, por esta razón es que ellos se aseguran esa paz en la que han vivido por muchos años.

María Alberto, profesora del Centro Escolar Ojos de Agua, expresa que en sus ocho años de labor en esa institución nunca ha sufrido algún incidente de violencia, tanto en su trabajo como en las calles del municipio.

“La verdad me siento orgullosa porque somos un lugar que nos destacamos por la tranquilidad”, afirma orgullosa la profesora.

A ese orgullo se une Karla Monterrosa, una adolescente que estudia en las mañanas y en la tarde ayuda a sus padres a vender en un pequeño negocio en el centro de la localidad.

“Uno sale a la calle y anda tranquilo, no siente aquel miedo que le va a pasar algo”, comenta la joven.

¿Cómo le hacen para vivir seguros?

DEPORTE Y ARTE. En Ojos de Agua las autoridades también han encontrado en los proyectos deportivos y artísticos una válvula de escape para que niños y adolescentes se mantengan alejados de la violencia.

Mauricio Cáceres

DEPORTE Y ARTE. En Ojos de Agua las autoridades también han encontrado en los proyectos deportivos y artísticos una válvula de escape para que niños y adolescentes se mantengan alejados de la violencia.

La profesora Alberto considera que la razón principal de la paz que se vive en el municipio radica en que los padres de familia han sabido enseñar valores a sus hijos.

Pero también dice que la escuela es aprovechada para orar con los alumnos, para reforzar esos valores y para darles charlas sobre temas como la violencia y las leyes.

Pero hay otro dato clave que resumen algunos habitantes: “Aquí todos nos conocemos desde la entrada del pueblo hasta la misma casa, de nombres, apellidos y apodos”.

La ventaja es que en Ojos de Agua las comunidades son pequeñas, por lo que, según el presidente de la ADESCO, Oscar Trujillo se hace fácil identificar los problemas, algún incidente o cuándo una persona extraña llega al lugar.

Trujillo dice que para alcanzar este grado de organización para procurarse, por ejemplo, la seguridad, han tratado la manera de orientar a las familias a que puedan identificar bien a los extraños, a comunicarse con ellos a fin de indagar de dónde vienen, quiénes son, qué andan haciendo o qué andan buscando.

Así, al detectar a estas personas dan parte a las autoridades locales, a las directivas y por ultimo a la Policía.

“Se investiga si llevan buena vida o si son personas que solo quieren venir a afectar al municipio con diferentes problemas sociales, ya sea delincuencia o pandillas”, dice el presidente de la ADESCO.

En los últimos años, han detectado casos de jóvenes “visitantes” que llegan para intentar organizar jóvenes. Todo el municipio, con las distintas directivas advierten sobre la necesidad de prevenir antes de que sea tarde. “Si aquí dejamos que siembren la semilla, después de aquí ya no los sacamos”, afirma Trujillo.

“Nuestro municipio está libre de violencia, pandillas, delincuencia. Por lo mismo que nosotros nos cuidamos”, agrega el dirigente comunal.

Las intenciones de jóvenes desconocidos son una preocupación constante, pero cada municipio tiene su forma de afrontarlo. “Si alguien llega con tatuajes y no lo conocemos se da parte a las autoridades”, informó Trujillo.