Quantcast
El Tiempo Latino
12:20 p.m. | 51° 11/17/2017

La marihuana puede encender la llama del sexo


Hay evidencia de que la hierba podría funcionar como "marihuana conyugal"

Carrie Feibel | KQED | 11/9/2017, 3:18 p.m.
La marihuana puede encender la llama del sexo
Hay evidencia de que la hierba podría funcionar como "marihuana conyugal", reavivando el deseo sexual tanto en hombres como en mujeres. | PEXELS

"Los usuarios diarios, por ejemplo, en comparación con los que nunca la usaron, informaron tener unos 20 encuentros sexuales más al año. Creo que es una diferencia significativa", reflexionó Eisenberg.

A los encuestados no se les preguntó cuánto fumaban o cuándo fumaban. Pero sí cuánto sexo tenían. Según el estudio, los que no eran usuarios dijeron que habían tenido relaciones sexuales entre cinco y seis veces en el mes anterior.

Pero los fumadores diarios de marihuana informaron tener relaciones sexuales alrededor de siete veces durante el mismo período. La frecuencia estaba en algún punto intermedio para las personas que fumaban marihuana con menos frecuencia, en forma semanal o mensual. Informaron tener sexo más que los abstemios, pero menos que los usuarios diarios.

"Para cada grupo, cuanto más uso de marihuana informaron, más sexo reportaron", dijo Eisenberg. "Entonces eso... me hizo pensar que potencialmente podría haber alguna explicación biológica".

La doctora Holly Richmond, una terapeuta sexual que practica en Los Angeles y en Portland, Oregon, llama a ese hallazgo "fantástico".

"Obviamente, no voy a decirle a una pareja que no consume marihuana que la use", dijo. Pero "si estuvieran interesados, les ofrecería la información".

Richmond dijo que ha visto resultados mixtos entre sus clientes que usan marihuana. Algunas parejas le dicen que tienen más relaciones sexuales cuando usan marihuana; otras tienen menos.

La terapeuta dijo que esas diferencias son probablemente atribuibles a la cantidad de marihuana que alguien fuma en lugar de la frecuencia con la que se fuma.

"Demasiado puede conducir al letargo, lo que no facilita la conexión [emocional] en absoluto, y definitivamente no fomenta la actividad sexual", explicó.

Los resultados no arrojan luz sobre qué factores impulsan la asociación entre el uso de marihuana y el sexo, según el doctor Igor Grant, titular de psiquiatría y director del Centro de Investigación de Cannabis Medicinal de la Universidad de California-San Diego.

La explicación más simple podría ser que al tipo de persona que fuma marihuana (o que está dispuesto a admitirlo en una encuesta) también le gusta más el sexo. Grant llamó a esas personas "tomadores de riesgos" o "buscadores de sensaciones".

"El consumo de drogas es un tipo de comportamiento de búsqueda de sensaciones, y obviamente el sexo es otro", dijo.

Eisenberg dijo que el estudio también controlaba otras conductas de riesgo, como la cocaína o el alcohol.

Este experto sospecha que la marihuana puede estimular la excitación u otras vías neuronales en el cerebro. Un proceso diferente del Viagra, que funciona directamente en el sistema vascular para mejorar el flujo de sangre al pene.

Pero el estudio tiene algunas limitaciones. Por ejemplo, se basó en el reporte de los propios encuestados, y por lo tanto en los recuerdos de los participantes, que pueden ser imperfectos, ya que se les pidió recordar cuántas veces fumaron marihuana en el último año y cuántas veces tuvieron relaciones sexuales en las últimas cuatro semanas.

Además, la encuesta solo indagó sobre el sexo entre hombres y mujeres, por lo que no está claro cómo la marihuana afecta los encuentros entre personas del mismo sexo.

Aun así, los resultados contradicen algunas investigaciones previas, como los estudios que indican que el uso intensivo de marihuana está asociado con la disfunción eréctil. Además, la investigación sobre el tabaquismo muestra efectos vasculares negativos que pueden interferir con la excitación masculina, explicó Eisenberg.

Los resultados también contradicen los estereotipos sobre los que fuman marihuana. Grant lo resumió como "ya sabes, las personas simplemente no tienen ganas de tener relaciones sexuales si están drogadas todo el tiempo".

Richmond, la terapeuta sexual, estuvo de acuerdo en que esos estereotipos existen, por lo que este estudio podría ser tranquilizador para las personas que disfrutan de la marihuana y también disfrutan del sexo. Por lo menos, el estudio muestra que fumar marihuana no parece disminuir la actividad sexual.

"Las personas y las parejas buscan formas adicionales de generar novedad en la relación y de divertirse, y ahora ésta es una opción legal y accesible de hacerlo", dijo.


Esta historia es parte de una asociación que incluye KQED, NPR y Kaiser Health News, un programa editorialmente independiente de la Kaiser Family Foundation.