Quantcast
El Tiempo Latino
2:49 a.m. | 75° 7/18/2018

El video del asesinato de una adolescente ayudó a condenar a un miembro de la MS-13


El video fue la pieza central de evidencia en un juicio por homicidio en el caso sobre la muerte de Damaris Reyes Rivas, de 15 años.

Justin Jouvenal | The Washington Post | 11/15/2017, 9:46 a.m.
El video del asesinato de una adolescente ayudó a condenar a un miembro de la MS-13
El graffitti de la pandilla MS-13 en el puente de la autopista de Springfield, Virginia, cerca del cual la policía encontró los restos de una adolescente asesinada por la banda criminal en febrero pasado. | Michael Miller/The Washington Post

María Reyes cerró los ojos cuando se iluminaron los monitores en el tribunal de Fairfax. Los atacantes de MS-13 no solo se habían llevado la vida de su hija, sino que también habían filmado sus últimos y agonizantes minutos.

El video fue la pieza central de evidencia en un juicio por homicidio en el caso sobre la muerte de Damaris Reyes Rivas, de 15 años, un caso de alto perfil que ayudó a impulsar el problema de la MS-13 como un tema principal en las elecciones de gobernador de Virginia.

Damaris apareció en las pantallas con gordas mejillas, jeans lavados y una camiseta negra que decía "Ello Darling". Parecía joven, como una chica lista para ir al centro comercial.

Pero ella estaba en un bosque cubierto de nieve en Springfield, Virginia, en un brillante día de enero, rodeado de burlones miembros de la MS-13. Uno, de manera siniestra, le hizo clic en un cortador de cigarros mientras le decía a la niña en español que podría perder un dedo. Le advirtieron a Damaris que tenían un rifle y gas.

Le gritaron, exigiendo información sobre su papel en el asesinato del líder de su grupo (o clique), Christian Sosa Rivas, quien fue llevado y asesinado con machetes, ramas de árboles y rocas en el condado de Prince William aproximadamente una semana antes. Culparon a Damaris por llevarlo hacia su muerte.

Entonces la pantalla se volvió negra. Las lágrimas rodaban por las mejillas de María Reyes.

Tendría que soportar más videos horribles antes de que un jurado emitiera el veredicto de culpable de asesinato en segundo grado el martes contra Wilmer Sánchez Serrano, de 22 años, uno de los 10 jóvenes acusados en conexión con la tortura y asesinato de Damaris.

El jurado lo sentenció a 33 años de prisión. Un juez emitirá una sentencia final el 23 de marzo.

Los videos son uno de los testimonios más escalofriantes hasta la fecha del resurgimiento de la MS-13, una pandilla cuya brutalidad ha cobrado docenas de vidas en el área de Washington y en toda la costa este en los últimos años.

La crueldad que se exhibía en las pantallas puso a la corte en silencio aturdido y obligó a una madre afligida a experimentar su pérdida una vez más.

María Reyes había traído a Damaris a los Estados Unidos desde El Salvador a los 12 años para escapar de la MS-13, que amenaza al país. Pero la niña había dejado su hogar en Gaithersburg, Maryland, a mediados de diciembre y había caído con miembros de la misma pandilla.

Los fiscales dijeron que Damaris fue atraída al Lake Accotink Park en Springfield el 8 de enero. Allí, fue recibida por Sánchez Serrano, entonces de 21 años, y nueve miembros de MS-13. Los más jóvenes tenían 15 años.

Los fiscales dijeron que el grupo golpeó y pateó a Damaris mientras la interrogaba sobre el asesinato de Sosa Rivas. La movieron por el parque en un día amargamente frío durante un par de horas.

Sánchez Serrano testificó en su propia defensa, admitiendo su papel en el asesinato, pero diciendo que fue engañado con respecto a la ida al parque y que no era miembro de la MS-13.