Quantcast
El Tiempo Latino
9:55 a.m. | 38° 12/11/2017

De cómo Trump está construyendo un muro de burocracia


Al reducir la inmigración el país podría terminar con escasez de mano de obra y otros problemas laborales.

Maria Sacchetti, Nick Miroff | The Washington Post | 11/22/2017, 3:54 p.m.
De cómo Trump está construyendo un muro de burocracia
Defensores de DACA protestaron frente a la Casa Blanca cuando el presidente Trump suspendió el programa en octubre de 2017. | Matt McClain — The Washington Post

La visión del presidente Donald Trump de un muro "grande y hermoso" a lo largo de la frontera con México puede que nunca se materialice, y casi con certeza no será en forma de una estructura física de 2.000 millas que se extiende de costa a costa.

Pero de manera sistemática y menos visible, su administración está siguiendo un plan para reducir el número de extranjeros que viven en los Estados Unidos, tanto aquellos que son indocumentados como los que están aquí legalmente, y reformar el sistema migratorio para las próximas generaciones.

En todas las agencias y programas, los funcionarios federales están ejerciendo la autoridad ejecutiva para armar un muro burocrático que podría ser más efectivo que cualquier otro de concreto y metal. Si bien algunas acciones han llamado mucho la atención, otras se han implementado de forma más silenciosa.

La administración se ha movido para reducir el número de refugiados, acelerar las deportaciones y terminar la residencia provisional de más de un millón de personas, entre otras medidas. El lunes, el Departamento de Seguridad Nacional dijo que casi 60.000 haitianos a los que se les había permitido quedarse en los EE.UU. después del devastador terremoto de 2010 tenían hasta julio de 2019 para abandonar el país u obtener otra forma de estatus legal.

"Está construyendo un muro virtual con sus acciones y su retórica", dijo Kevin Appleby, director de políticas migratorias del Centro para Estudios de Migración, un centro de investigación sin fines de lucro.

Los funcionarios de la administración Trump dicen que simplemente están respetando las leyes que sus predecesores no respetaron y preservando los empleos estadounidenses. Ellos dicen que las anteriores administraciones republicanas y demócratas fueron demasiado suaves en la aplicación de la ley y demasiado optimistas sobre su visión de la inmigración como una fuerza inequívocamente positiva.

"Durante décadas, el pueblo estadounidense ha estado suplicando y suplicando a nuestros funcionarios electos un sistema migratorio que sea legal y sirva al interés nacional", dijo el Fiscal General Jeff Sessions en Austin el mes pasado. "Ahora tenemos un presidente que apoya eso".

Bob Dane, director ejecutivo de la Federación para la Reforma Migratoria, que ha presionado por muchos de los objetivos principales de inmigración de la administración Trump, dijo que el presidente "realmente ha reducido esta visión expansiva de la inmigración que ocurrió bajo la administración Obama".

Las nuevas restricciones podrían reducir significativamente el número de trabajadores nacidos en el extranjero en la fuerza laboral de los EE.UU., pero los expertos demográficos dicen que hay pocas posibilidades de que alteren la transformación racial y étnica más amplia del país, que según los críticos es el objetivo de Trump. Las proyecciones del censo muestran que los EE.UU. ya no tendrán una sola mayoría racial o étnica para mediados de siglo, según el Pew Research Center.

Controles más estrictos

Aún así, al colocar obstáculos administrativos más fuertes y más altos para los extranjeros que buscan mudarse a los EE.UU. o permanecer en el país después de llegar ilegalmente, la Casa Blanca está intentando cambiar el país hacia controles más estrictos sobre inmigración en vigor antes de los años 60.