Quantcast
El Tiempo Latino
2:00 p.m. | 75° 10/20/2017

Chef venezolano Orlando Amaro: “Aún es posible lograr el sueño americano”


Ha cocinado para políticos y artistas a lo largo de su carrera en EEUU. Hoy día es chef corporativo de tres restaurantes en DC

Ricardo Sánchez-Silva | 10/3/2017, 11:09 a.m.
Chef venezolano Orlando Amaro: “Aún es posible lograr el sueño americano”
“Yayo”, como le dicen su familia y amigos, no cambiaría ni un segundo de su vida como inmigrante en EEUU. | Ricardo Sánchez-Silva

Sentado en una silla, en el balcón de su hogar en Virginia, el chef vuelve al pasado y reafirma que si tuviera la oportunidad de empezar de nuevo, su elección sería la misma vida que ha llevado. No se arrepiente. Se nota firme, las marcas en su piel, las várices en las piernas, las dolencias en la columna dan fe de la pasión y entrega de este hombre. Con sus sacrificios y logros, “no cambiaría ni un segundo”. Su familia también es testimonio vivo de esta historia.

Orlando “cocina” en DC un proyecto de gastronomía venezolana, único en los EEUU.

Orlando “cocina” en DC un proyecto de gastronomía venezolana, único en los EEUU.

“Todos fueron retos, nunca desconfié de mí, ni de mis manos. Tengo unos padres felices y casados por 45 años, la esposa soñada de todo hombre, profesional, digna de sus hijas y su marido. Hay salud, ¿qué más quiero? Tengo un trabajo espectacular. Hago lo único que sé hacer en esta vida”.

Está claro en que no recuperará cumpleaños perdidos de sus tres hijas y esposa, navidad, día de la madre, fin de año e incluso una Primera Comunión, pero la vida se compone de etapas. Hoy día, “Yayo” - como le dicen sus más allegados -, está dispuesto a disfrutar este nuevo ciclo con sus “cinco mujeres”, pues, recientemente se convirtió en abuelo de una niña. “Aún es posible lograr el sueño americano”, dice con propiedad.

“Lo primero que tienes que entender al llegar a este país es que debes lavar tu cerebro. Aquí hay leyes. Mantener tus raíces y la unión familiar, la comida, pero no tenerle miedo a este monstruo que es EEUU. Los trabajos más duros son para los que no hablan inglés. En DC hay mucha ayuda gratuita, así que no hay excusa para decir ‘no se puede’. El cielo es el límite”, concluye, mientras que lanza una perla: “se está cocinando un proyecto vinculado con la gastronomía venezolana, único en todo el país, justo aquí en Washington”. Por ahora no dará más detalles. Todo a su tiempo.

El sol no dejó de iluminar el balcón donde hicimos la entrevista. Ese fuerte calor después de una hora de conversación, marcaba el final del verano y quizás el inicio de otra etapa para este exitoso latino.