Quantcast
El Tiempo Latino
12:19 p.m. | 51° 11/17/2017

La oposición de Venezuela tomó un riesgo que podría no resultar


Después de la victoria corrupta del gobierno en las elecciones para gobernadores, la oposición está atrapada en una rutina.

Anthony Faiola | The Washington Post | 10/18/2017, 5:51 p.m.
La oposición de Venezuela tomó un riesgo que podría no resultar
Carlos Ocariz, candidato a gobernador del estado de Miranda (centro) saluda a los partidarios mientras se dirige a una mesa de votación reubicada antes de las elecciones de gobernadores estatales en Caracas, Venezuela, el 15 de octubre de 2017. | Bloomberg photo by Wil Riera.

Si las elecciones de Venezuela el domingo probaron algo, es que la oposición del Presidente Nicolás Maduro cayó en una trampa: ¿cómo peleabas por el poder en las urnas electorales en un país en el que ya no existen reglas democráticas?

El solo hecho de que la oposición haya participado en las elecciones por las 23 gobernaciones fue también un riesgo calculado. Tan temprano como en julio, el gobierno de Maduro sostuvo una elección para crear una Asamblea Constituyente con sus partidarios, la cual fue condenada internacionalmente como una maniobra para tomar el poder de manera fraudulenta. La oposición boicoteó la elección para no validarla. Pero esta vez si participó, calculando que podía retomar de nuevo algún vestigio de poder.

Sin embargo el domingo, Maduro - el sucesor de Hugo Chávez, que murió en 2013 - logró una sorprendente victoria, algunos dicen que demasiado sorprendente. El gobierno ha limitado el tiempo al aire de la oposición en los medios y a último momento reubicó cientos de centros electorales en los distritos antigobierno. Pero el domingo en la noche, los socialistas de Maduro ganaron 17 estados y la oposición cinco - con una estado todavía por disputarse.°

Si la misión era mostrar al mundo que Maduro no juega limpio - y en parte era esa - entonces se puede considerar misión cumplida. Los Estados Unidos, que ya ha sancionado a Maduro y su círculo interno buscando sacarlos de su sistema financiero, denunció contundentemente la elección. También amenazó sutilmente acerca de otras medidas por venir.

"Vamos a trabajar con los miembros de la comunidad internacional y usar todo el apoyo del poder económico y diplomático para apoyar al pueblo venezolano en su búsqueda por restaurar la democracia", dijo en una declaración la portavoz del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Sin embargo, los analistas dicen que los resultados podrían ahora dejar a la oposición más débil de lo que estaba. Algunos venezolanos antigobierno argumentan que con haber ido a las elecciones la oposición ayudo a Maduro, otorgándole credenciales para aparentar una democracia que ya no existe. Otros se decepcionaron de que la oposición no denunciara con mas fuerza las tácticas del gobierno inmediatamente al cerrar las elecciones.

Ciertamente, la coalición de la oposición pareció estar un poco ciego a finales del domingo, al menos de manera momentania, ofreciendo acusaciones vagas que sugerían un juego sucio pero sin pruebas de fraude en los votos. Dijo que el gobierno ha estado haciendo trucos sucios en la campaña electoral pero no pudo presentar pruebas directas de fraude en los votos. Dijo que el gobierno hizo trucos sucios en la campaña electoral y el día de la votación, alegando que compraron a votantes con dinero en efectivo y mandando a sus colectivos para intimidar a los votantes de la oposición.

Pero, ¿el gobierno hizo trampa en las urnas electorales?. Las contradicciones sugieren la posibilidad. Por ejemplo, Carlos Ocariz, el candidato opositor para la gobernación del estado más importante de Venezuela, Miranda, dijo que los "exit polls" (encuestas de salida) de su campaña mostraban 9 puntos porcentuales de ventaja para él - una gran discrepancia con la cifra oficial que favoreció a su oponente, un simpatizante de Maduro, 52 a 46 por ciento.