Quantcast
El Tiempo Latino
12:21 p.m. | 51° 11/17/2017

Felizmente casada, bendecida por su hermano pastor y rodeada de sus amigos


Michelle y Derek Van Der Werf se casan luego de temer por la salud del novio

Miguel Guilarte | 10/20/2017, 6:43 a.m.
Felizmente casada, bendecida por su hermano pastor y rodeada de sus amigos
CEREMONIA. Michelle Van Der Werf, su hermano, el pastor Ryan Shaffer, y Derek Van Der Werf durante la boda. | José Argueta para ETL

TRADICIÓN. Michelle y Derek Van Der Werf parten el pastel de bodas.

José Argueta para ETL

TRADICIÓN. Michelle y Derek Van Der Werf parten el pastel de bodas.

Mientras crecía en su casa de Woodbridge, Virginia, Michelle Shaffer tenía la intención de que su vecino y amigo de la familia, José Argueta, tomará las fotos de su boda, meta que se le hizo realidad en octubre del año pasado cuando contrajo matrimonio con Derek Van Der Werf.

Michelle también soñó con que su único hermano, Ryan Shaffer, quien es pastor, celebrara la boda eclesiástica. Un deseo que igualmente se le cumplió.

Lo que nunca imaginó Michelle fue que, en la madrugada del día de la boda, el 28 de octubre de 2016, su hoy esposo Derek tuviera que ser ingresado a un hospital en Manassas, Virginia, y más tarde trasladado en helicóptero a Washington, DC, para ser tratado por médicos especialistas.

“De eso sí no tenía ni la menor idea de que iba a pasar”, sonrió Michelle al relatar a El Tiempo Latino los momentos previos a su boda. “Fue una mañana muy estresante”, admitió.

UNIDOS. Michelle y Derek Van Der Werf listos para la luna de miel.

José Argueta para ETL

UNIDOS. Michelle y Derek Van Der Werf listos para la luna de miel.

“Derek no se había estado sintiendo bien la semana de la boda, pero no había ido al doctor. La noche anterior a la celebración, mi prima, quien es enfermera, le indicó a Derek que tenía que ir al hospital y su padre lo llevó a Manassas Hospital. Ahí le dijeron que tenía un sangramiento interno y que tenían que llevarlo en helicóptero a DC”, detalló Michelle. “Cuando yo me levanté el día de la boda para prepararme, mi madre me envió un mensaje urgente, ella y la madre de Derek me dijeron que él había sido llevado a George Washington Hospital en DC y quizás lo tenían que operar”, continuó.

Ante esas críticas circunstancias había una segunda opción.

“A pocas horas de la boda pensé trasladarme al hospital en DC, casarme con Derek y regresar a Bristol Manor, Virginia, donde fue la boda, a recibir a los invitados”, contó. “Mi hermano Ryan y yo nos encontraríamos en el hospital en DC y celebraríamos el matrimonio ahí”, subrayó.

La ceremonia estaba programada para las 2 de la tarde en Bristol Manor, más o menos a una hora en automóvil desde DC.

Pero los médicos que atendían a Derek no querían darle el alta para que se fuera a casar. “Él les decía que ese día se casaba y los doctores le contestaban que ‘eso no iba a pasar’, al menos esa tarde, teniendo finalmente el novio que firmar un formulario para poder salir del hospital, eximiendo a los doctores de la responsabilidad en caso de que algo le pasara.

“Derek salió de GW Hospital, se trasladó en auto, llegó, se vistió y la boda se celebró solo con 15 minutos de demora”, recordó Michelle.

Una vez en el altar, sus tres deseos se le cumplieron. Michelle recibió la bendición de su hermano Ryan Shaffer al casarse con Derek Van Der Werf y con el lente de su amigo José Argueta como testigo.

Sobre su amistad con Argueta y el deseo de que él tomara las fotos en su boda, Michelle expresó: “Cuando era una niña y adolescente siempre veía a José entrar y salir con sus equipos de fotografía y siempre quise que él tomara las fotos de mi boda”, recordó Michelle. “Él tomó las fotos en algunos momentos importantes de mi niñez como cuando yo estaba en la escuela”, agregó. Pero Argueta no solo es vecino, sino que también es amigo de la familia Shaffer.

Cuenta Michelle que cuando estaban organizando la boda querían que Argueta fuere el encargado de tomar las fotografías, pero también querían que disfrutara la fiesta como invitado.

“Le dije que era su decisión, que él era un invitado a la boda pero que si quería tomar las fotos era su elección y yo estaría doblemente feliz”, subrayó. “Luego él regresó y me dijo ‘yo quiero ser el fotógrafo’ y le respondí que me parecía perfecto”, sonrió.

Y sobre el deseo de que fuera su hermano Ryan quien oficiara la ceremonia, Michelle recordó que pensó antes de contraer matrimonio que no quería que la casara alguien que ella no conociera, quería tener el recuerdo de su hermano también como el religioso que la casó. “Quise que me casara Ryan porque la ceremonia sería aún más significativa para mí”, concluyó.