Quantcast
El Tiempo Latino
11:58 a.m. | 46° 11/24/2017

Los Demócratas están nerviosos por las elecciones de gobernador en Virginia


Una pérdida en el "Dominio Antiguo" podría despertar dudas sobre el mensaje y la estrategia, e inflamar las tensiones intrapartidarias, dirigiéndose a las elecciones de medio término

David Weigel, Ed O'Keefe | The Washington Post | 10/24/2017, 6:14 p.m.
Los Demócratas están nerviosos por las elecciones de gobernador en Virginia
El republicano Ed Gillespie y el vicegobernador Ralph Northam, D, en un debate en septiembre en Washington, DC Los dos están compitiendo en la carrera del gobernador de Virginia el 7 de noviembre. | Washington Post photo by Bonnie Jo Mount

LAS VEGAS - El Comité Nacional Demócrata se reunión durante la semana pasada en Las Vegas con una preocupación en la mente de todos los activistas: mas vale que no perdamos las elecciones de gobernador en Virginia.

Es un caso sorprendente de los nervios acerca de un espacio en el que no ha sido electo un Republicano en ocho años - y que votó de manera llamativa en contra de Donald Trump el año pasado. Pero a nivel nacional, los Demócratas no han ganado una contienda desde que perdieron la presidencia. Además, de están atrás en temas de financiamiento con respecto a la recolección de fondos. Una derrota del Gobernador Ralph Northam por parte del Republicano Ed Gillespie el 7 de noviembre podría levantar dudas acerca del mensaje y la estrategia mientras el partido se prepara a nivel nacional para las elecciones de mitad del período.

"Estamos en Zona de Impacto", dijo la presidente del Partido Demócrata en Virginia Susan Swecker, mientras se encontraba en el cacino del hotel Bally, donde los líderes del partido y activistas de los 57 estados y territorios se reunieron durante los días pasados. "Todos las miradas están puestas sobre nosotros. Es entendible, porque el año pasado rompió mi corazón".

No está claro si los nervios ayudarán - o si la victoria de Northam daría a los Demócratas algún camino mas claro para el 2018. Líderes y activistas pasaron bastante tiempo en Las Vegas hablando acerca de Nevada y Virginia, dos estados con creciente urbanismo y diversidad que resistieron la oleada de Trump en 2016, como modelos de lo que los partidos estatales pueden lograr si se organizan y se apoyan en su base de activistas.

Invirtieron menos tiempo hablando del mensaje ganador de Trump acerca de los empleos y la justicia, o de los estados en los que había sido efectivo, o cómo ganar en esos lugares con un discurso propio.

"Desde una perspectiva de marca, tenemos un gran problema", dijo Ken Martin, presidente del Partido Demócrata para la Agricultura y la Mano de Obra de Minnesota. "Ese fue el mayor reto para nosotros el año pasado - y nuestro mayor error fue unirnos alrededor del 'Detengan a Trump' ".

Una derrota en Virgina también podría generar otra disputa entre los activistas progesistas y el establecimiento del partido. Northam, respaldado por la mayoría de los Demócratas, ganó su nominación frente al antiguo congresista Tom Perriello, respaldado por el Senador Bernie Sanders - una campaña que algunos activistas vieron como una repetición de las primarias presidenciales Demócrata en 2016.

La derrota de Northam dejaría que los activistas argumentaran que el partido que eligió a Hillary Clinton por encima a Sanders, y a Tom Perez como presidente del Comité Nacional Demócrata por encima del Representante Keith Ellison respaldado por Sanders, ha una vez mas apostado en contra del progresismo y perdido. Prepararía el escenario para una mayor disputa interna en 2018.

Dejando a un lado la ideología, la mayoría de los líderes del partido parecen inclinarse a evitar que en Virginia se genere un exceso de confianza como dicen que se dio a finales de 2016, cuando muchos Demócratas asumieron que Clinton ganaría la presidencia.