Quantcast
El Tiempo Latino
6:45 a.m. | 40° 11/20/2017

Los Demócratas están nerviosos por las elecciones de gobernador en Virginia


Una pérdida en el "Dominio Antiguo" podría despertar dudas sobre el mensaje y la estrategia, e inflamar las tensiones intrapartidarias, dirigiéndose a las elecciones de medio término

David Weigel, Ed O'Keefe | The Washington Post | 10/24/2017, 6:14 p.m.
Los Demócratas están nerviosos por las elecciones de gobernador en Virginia
El republicano Ed Gillespie y el vicegobernador Ralph Northam, D, en un debate en septiembre en Washington, DC Los dos están compitiendo en la carrera del gobernador de Virginia el 7 de noviembre. | Washington Post photo by Bonnie Jo Mount

"El sentimiento de complacencia llevó a que las personas dejaran de pisar el acelerador", dijo Martin. "Vimos como la participación de votantes en las últimas semanas cayó. Esto no puede volver a pasar".

Perez fue aún mas allá, reprochando a los Demócratas que creen que Virginia está sólida y segura luego de años de crecimiento poblacional en los diversos suburbios de Washington D.C. "Escucho que la 'demografía es el destino' y para mi es como que pasaran una uña por un pizarrón", dijo el presidente del DNC en las sesiones del fin de semana. "La demografía no es el destino. La organización es el destino".

Northam, antiguo médico del ejército y neurólogo pediatra, está en una campaña intensa con Gillespie, un antiguo lobista y estratega del GOP. Hay una serie de rezones por las que cuestionarse si los Demócratas pueden mantener el ejecutivo, que hasta los momentos ocupa Terry McAuliffe.

El DNC comenzó a enviar recursos a Virginia en julio, gastando mas de 1.5 millones de dólares para contratar a 40 empleados. Además, a los miembros del equipo nacional se les prestó dinero para que dirigieran las comunicaciones de la campaña. El partido pagó para una campaña de correo directo a votantes que no fueran blancos; al Director de Medios Hispanos del DNC, Francisco Pelayo, y a la operadora del partido, Andrea Peoples, se les asignó la promoción a los votantes latinos y mujeres afroamericanas.

Pero están haciendo su trabajo con menos fondos que el Comité Nacional Republicano (RNC, por sus siglas en inglés). El DNC recaudó 4.4 millones de dólares en agosto y gastó un poco mas de lo que generó. Para el mes pasado, su deuda - de 4.1 millones de dólares - eran casi el doble de la cantidad de sus reservas en efectivo. Mientras tanto, el RNC reportó 45.9 millones de dólares en el banco y ninguna deuda. Con menos fanfarria que el DNC, ha gastado 3 millones en Virginia, ayudando a financiar 80 empleados para las campañas Republicanas.

"El RNC nunca dejó Virgina y tiene miembros del personal en campo desde 2013", dijo el portavoz del RNC, Michael Ahrens.

La contienda entre Northam y Gillespie se ha intensificado en los últimos meses, en la medida en que Gillespie, quien en alguna ocasión llamó a su partido a una mayor moderación en el tema de inmigración, lanzó media docena de publicidades en televisión y radio alertando que Northam dejaría a Virginia vulnerable ante la banda MS-13, al negarse a prohibir la "ciudad santuario" con políticas para proteger a los inmigrantes ilegales y negarse a cooperar con autoridades federales a reportarlos (Virginia no tiene ciudades santuarias).

Los Demócratas han utilizado cada ocasión que se les presenta para relacionar a Gillespie con Trump.

"Tenemos un oponente que está haciendo una campaña al estilo de Donald Trump", dijo el Senador Tim Kaine, Demócrata por Virginia, en un video dedicado a la reunión en Las Vegas.

"Hemos visto como el nominado Republicano para gobernador ha lanzado publicidades con tonos racistas para jugar con nuestro miedo", dijo el antiguo Fiscal General Eric Holder. El Presidente Barack Obama también hizo críticas similares de Gillespie en una manifestación a favor de Northam la semana pasada en Richmond.