Quantcast
El Tiempo Latino
12:49 p.m. | 51° 11/19/2017

Miles de inmigrantes podrían perder su estatus de protección


El Departamento de Seguridad Nacional está revisando el derecho a permanecer para personas que huyeron de guerras y desastres naturales.

Nick Miroff | The Washington Post | 10/26/2017, 11:12 a.m.
Miles de inmigrantes podrían perder su estatus de protección
Más de 300.000 inmigrantes estarían en peligro de perder su protección, si se elimina el TPS | Centro Presente

Los haitianos recibieron una prórroga similar luego del terremoto de 2010 que dejó al menos 200 mil muertos. Pero alrededor de 50 mil haitianos que tienen protección TPS podrían verse forzados a volver si el Departamento de Seguridad Nacional no les otorga la extensión en las próximas semanas. La fecha límite para ese anuncio es el 23 de noviembre, el Día de Acción de Gracias.

En mayo, el entonces Secretario John Kelly, renovó las protecciones TPS por seis meses para los haitianos, mucho menos que las exenciones que otorgaba la administración de Obama. En una declaración en ese momento, Kelly lo llamó una extensión “limitada” cuyo propósito era “permitir a los haitianos viviendo en los Estados Unidos bajo el TPS que obtuvieran sus documentos de viaje e hicieran los arreglos necesarios para su partida final de los Estados Unidos”, y “proveer al gobierno de Haití el tiempo necesario para que se preparara para la futura repatriación de todos los beneficiarios actuales del TPS”.

Los analista de políticas de inmigración dicen que el Departamento de Seguridad Nacional podría dar una extensión similar para los centroamericanos, incluyendo cerca de 200 mil salvadoreños, cuya protección vence en marzo.

Mark Krikorian, Director Ejecutivo del Centro de Estudios de Inmigración, que busca reducir la inmigración en los Estados Unidos, dijo que la mayor prueba para la administración de Trump será lo que el Departamento de Seguridad Nacional decida para los haitianos, dado que se denominó la extensión previa de Kelly como una extensión “limitada”.

“Eso determinará si es algo mas que retórica”, dijo Krikorian. “Ahí es cuando veremos qué tan comprometida está la Casa Blanca en hacer que el Estatus de Protección Temporal sea realmente temporal”.

Los oficiales del Departamento de Seguridad Nacional no dijeron si se recibieron instrucciones y cuáles por parte de la Casa Blanca, en donde los funcionarios remitieron las preguntas a ese Departamento.

Honduras y El Salvador tienen unas de las tasas de homicidio mas altas del mundo, y decenas de miles de ciudadanos continúan intentando venir ilegalmente a los Estados Unidos cada año.

Haití, el país mas pobre del hemisferio oeste, todavía sufre de la cólera introducida por las tropas de las Naciones Unidas que fueron enviadas luego del terremoto, además de la escasez de alimentos y daños por los recientes huracanes.

Pero los oficiales de la administración dicen que el regreso de decenas de miles de personas a Haití y a Centroamérica beneficiaría a esas naciones, porque los ciudadanos regresarían con habilidades, valores y capital de inversión adquiridos durante su vida en los Estados Unidos.

Esta semana, 20 senadores Demócratas, liderados por el Senador Benjamin Cardin y el Senador Tim Kaine, enviaron una carta a Duke y al Secretario de Estado, Rex Tillerson, exhortando una extensión de las fechas límites para el TPS. Hay alrededor de 30 mil beneficiarios del TPS viviendo en el área de Washington con sus familias, de acuerdo a activistas de inmigración.

“Estos individuos son las personas mas minuciosamente examinadas del país”, dijo Tom Jawetz, analista de políticas de inmigración del Centro para el Progreso de Estados Unidos, de inclinación de izquierda.

Dijo que los beneficiarios del TPS son los padres de 190 mil niños ciudadanos de los Estados Unidos, y la ansiedad de no saber lo que ocurrirá con sus padres está generando un “daño emocional, social y educativo devastador”.

Pero tal como el debate de DACA, la decisión del TPS se ha vuelto un indicador para un argumento mas amplio acerca de la inmigración y la aplicación de la ley en los Estados Unidos. La administración de Trump ha estado indicando que quiere romper con sus predecesores y pareciera que quieren hacer una declaración del tema, según dijo Doris Meissner, la principal funcionaria de inmigración en la administración de Clinton.

“El punto principal es que no quieren que estén aquí personas por razones humanitarias”, dijo Meissner, ahora miembro principal del Instituto de Política de Migración en Washington. “No ven estos diferentes elementos de la política de inmigración como algo positivo para los Estados Unidos, o como una expresión mas amplia de nuestros valores e imagen ante el mundo”.