Quantcast
El Tiempo Latino
6:22 a.m. | 33° 11/23/2017

In The Heights se presenta en Olney, MD, en plena vigencia de los conflictos planteados hace 10 años sobre la comunidad latina


El actor Robin de Jesús (Usnavi) y el Director y Coreógrafo Marcos Santana, hablan sobre el laureado musical del genio creador de origen puertorriqueño, Lin-Manuel Miranda

Miguel Guilarte | 9/1/2017, 5:26 p.m.
In The Heights se presenta en Olney, MD, en plena vigencia de los conflictos planteados hace 10 años sobre la comunidad latina
PUERTORRIQUEÑOS. El actor Robin de Jesús y el Director y Coreógrafo Marcos Santana, el miércoles 30 de agosto de 2017 en la sede de Olney Theatre en Olney, Maryland. | Miguel Guilarte | El Tiempo Latino

“Es cómico porque me siento como que en cada esquina me recuerdo de algo que me pasó en la obra en Broadway cuando yo era Sonny, los chistes tras bastidores, las historias que nos contamos fuera de la escena… Cuando hice el papel de Sonny, quien es más joven, un adolescente, yo también era más joven”, explicó De Jesús, quien acaba de cumplir 33 años y quien cuando interpretó a Sonny en 2007, tenía 23.

“Usnavi es más de mi edad y me siento más identificado con él. Tengo más responsabilidades ahora, pero creo que estoy en una parte de mi vida en la que yo puedo asumir esa responsabilidad”, subrayó de Jesús, quien ejerciendo su papel de Usnavi en el musical está enamorado de Vanessa, una de las mujeres de esa comunidad.

El exuberante musical, concebido por Lin-Manuel Miranda, el genio creador de “Hamilton”, cuenta la historia de los amores, las esperanzas y las desilusiones de una comunidad inmigrante en el barrio de Washington Heights en Nueva York.

Actúan personajes típicos del barrio como el dueño de la bodega, la bella peluquera, la abuela consejera y una joven estudiante, Nina, hija de los dueños de la compañía de taxis, que se enamora de un joven afroamericano, romance que plantea la problemática del racismo.

“Los actores normalmente tenemos quejas, pero en este momento yo me siento tranquilo, no me quejo, si estoy cansado o confundido con el trabajo esas son cosas menores que no se pueden comparar con tantas cosas grandes y delicadas que están pasando en el contexto general en este país”, reconoce De Jesús.

El musical se estrenó en el 2007 cuando Miranda estremeció Broadway como creador y escritor de la música y lírica de un musical que fue después nominado a 13 Premios Tony en 2008, llevando a sus vitrinas los de Mejor Musical, Mejor Banda Sonora, Mejor Coreografía y Mejor Orquestación. También ganó un Premio Grammy como Mejor Álbum Musical de Teatro y fue nominado a un Premio Pulitzer.

“La mayor parte de la obra se desarrolla en la Calle 181 en Washington Heights, Nueva York, donde vivían muchos inmigrantes hispanos, irlandeses y judíos. Nuestra obra ocurre el fin de semana del 4 de Julio y hay tres negocios, un salón de belleza, una bodega y el negocio de los taxis de unos puertorriqueños que tienen una hija llamada Nina, muy inteligente y que fue la primera en ir a la universidad, a Stanford, CA”, relató. Nina va a Stanford University, pero los padres no podían pagarla por los altos costos, ella se enamoró de un afroamericano. Nina tiene esa carga, esa presión de representar a un barrio e ir a esa universidad y todo el mundo en la comunidad la admira, lo que se convierte en una presión muy fuerte para ella.

Otro personaje clave en la Abuela Claudia, que no tuvo hijos, pero que todos la quieren y están conectados a través de ella.

“En la bodega (negocio de Usnavi) el problema es que todos los días son iguales, que tenemos conflictos pequeños y la necesidad de más dinero nos afecta cada día más. Hay cambios demográficos por la llegada de las grandes corporaciones al área, la dueña del salón de belleza no pudo pagar más la renta y tuvo que mudarse al Bronx. Hay muchos cambios y son muchas las historias que pasan al mismo tiempo”, explicó De Jesús. Lo que atrae a la gente más a la obra es que para cada persona hay un conflicto, un personaje con el que se identifican en la obra”, reconoció.