Quantcast
El Tiempo Latino
5:23 p.m. | 85° 9/21/2017

Un “soñador” murió tratando de salvar a víctimas de Harvey, unos días antes de que Trump terminara el programa DACA


El cuerpo de Alonso Guillén fue recuperado el domingo, días después de que su bote de rescate se volcara en un suburbio de Houston.

Samantha Schmidt | The Washington Post | 9/5/2017, 3:52 p.m.
Un “soñador” murió tratando de salvar a víctimas de Harvey, unos días antes de que Trump terminara el programa DACA
Alonso Guillén es retratado en su trabajo como presentador de radio en Lufkin, Texas. | Cortesía/The Washington Post

Cuando la ira de Harvey descendió sobre Texas, el padre de Alonso Guillén le suplicó que no hiciera la caminata de 120 millas hacia el área de Houston para rescatar a los que estaban varados en las aguas de las inundaciones.

"Es demasiado peligroso", su padre suplicó, recordó el hermano de Guillén.

Pero cuando se trataba de ayudar a otros, Guillén, un inmigrante mexicano de 31 años de edad, era obstinado, dijeron parientes al Washington Post. El 29 de agosto, Guillén dejó su trabajo como presentador de radio temprano para montarse en una Chevy Tahoe blanca con un grupo de amigos. Los voluntarios de Lufkin hicieron el viaje a Cyprus Creek en Spring, un suburbio de Houston. Una vez allí, se pusieron en cinco barcos, utilizando una aplicación de walkie-talkie para identificar a las personas que necesitaban rescatar.

Aquella noche, cuando Guillén y su grupo estaban camino a sacar a los sobrevivientes de un complejo de apartamentos, su bote de rescate se estrelló contra un puente en la autopista interestatal 45. La colisión arrojó a Guillén y a su amigo, Tomás Carreón, de 25 años, también de Lufkin, en las rápidas corrientes de las inundaciones. Una tercera persona en el barco fue rescatada más tarde, agarrándose a un árbol, reportó el Houston Chronicle.

El viernes, los buscadores encontraron el cuerpo de Carreón. Y el domingo, el cuerpo de Guillén salió a la superficie, dijo su hermano, Jesús Guillén.

"Murió queriendo servir", dijo a The Post Jesús Guillén, un camionero de 36 años de Lufkin. "Podría haberse quedado en casa viendo las noticias en la televisión, pero decidió ir a ayudar".

Guillén y Carreón se encontraban entre al menos 60 personas que habían fallecido el lunes por la tarde en relación con la tormenta, un número que se espera aumente. Y sus historias resultaron dolorosas no sólo entre la comunidad de inmigrantes de Texas y más allá. Los familiares dijeron que Guillén era un "soñador", un receptor de la protección otorgada en la era de Obama que el presidente Donald Trump eliminó este martes. Él vino a EE.UU. de México cuando tenía 15 años.

El programa de Acción Diferida por Llegadas durante la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) de la administración Obama ha permitido que casi 800.000 personas vivan y trabajen en EE.UU. sin temor a la deportación.

Un grupo de 10 estados - encabezados por el estado natal de Guillén, Texas - se habían comprometido a demandar a la administración si Trump no ponía fin al programa. Líderes republicanos instaron a Trump a no terminar el programa, diciendo que los "soñadores" no deberían ser castigados por las decisiones tomadas por sus padres. "Estos son niños que no conocen a ningún otro país", dijo el presidente de la Cámara de Representantes, Paul D. Ryan, a una emisora de radio de Wisconsin.

A medida que la noticia de la muerte de Guillén se extendió durante el fin de semana del Día del Trabajador, su nombre se convirtió en un grito de protesta entre los defensores de los inmigrantes que presionaban a Trump para preservar DACA.