Quantcast
El Tiempo Latino
9:02 p.m. | 46° 11/24/2017

Cómo una pequeña tienda de cocinas de D.C. sobrevivió la era de Amazon


La dueña se propuso crear un lugar para reunir la comunidad

Thomas Heath | The Washington Post | 9/12/2017, 2:55 p.m.
Cómo una pequeña tienda de cocinas de D.C. sobrevivió la era de Amazon
Leah Daniels es dueña de Hill's Kitchen en Capitol Hill. Ella se dispuso a crear un lugar de reunión de barrio que es tanto sobre la comunidad como sus herramientas de cocina. | Photo by Ricky Carioti for The Washington Post

“Se trata acerca de ¿cómo quieres vivir tu vida?”

Ella sabía la respuesta a esa pregunta después de sus años en la librería: se dueña de un negocio en Capital Hill. Estudió de cerca el vecindario y decidió que una tienda de cocina tenía sentido.

Daniels abrió Hill's Kitchen en 2008, en medio de la crisis financiera. Financió la tienda con un préstamo bancario de seis figuras que está ya pagado, por lo que no tuvo que vender sus acciones. Una mujer inteligente.

Daniels logró una ganancia bastante moderna ese primer año que abrió, y luego el negocio empezó a crecer a partir de ahí.

Sus mejores años de ganancias fueron entre 2011 a 2014, cuando las ventas sobrepasaron el millón de dólares antes de que fuera afectada por “Amazon”. Trató de ofrecer clases de cocina en una cocina del piso superior que haría sentir orgulloso a cualquier residente de Potomac, pero las clases tomaban mucho tiempo y esfuerzo para la tasa de retorno. Eventualmente las eliminó.

Ciertamente Daniels no es rica. Se queda con dividendos regulares en vez de con un salario, ahorra como loca en una cuenta de retiro, y gana lo suficiente como para tener una gran cantidad de entradas de la temporada de los Nacionales. Es dueña de su casa ubicada a tres cuadras.

La mayoría de las personas matarían por la trifecta de caminar al trabajo (y al estadio de los Nacionales), ser tu propia jefa y amar lo que hacen. Hasta sus padres vienen a ayudarla a la tienda.

“Es una vida muy satisfactoria”, she said.

Todo lo que his fue arriesgarse un poco.