Quantcast
El Tiempo Latino
7:39 a.m. | 62° 10/23/2017

El nuevo documental ‘Dolores’ tiene algunas lecciones para la #resistencia


A los 87 años, Dolores Huerta ha estado luchando por la igualdad durante casi siete décadas.

Stephanie Merry | The Washington Post | 9/14/2017, 11:47 a.m.
El nuevo documental ‘Dolores’ tiene algunas lecciones para la #resistencia
Dolores Huerta, organizando marchas el segundo día de March Coachella en 1969. | George Ballis, Take Stock-The Image Works-PBS Distribution

“¿Pero no tienes ningún sueño de una mujer promedio, como ir al spa y relajarte y arreglarte el cabello, comprarte un buen vestido o hacer una fiesta?”, preguntó la reportera.

Huerta, que aún era jóven, se rió; claramente había escuchado este tipo de pregunta antes.

“Para mi ir a un spa o hacerme un nuevo peinado sería una pérdida de tiempo terrible”, dijo con una sonrisa.

Hay cosas del activismo que han cambiado a través de los años debido al Internet. Huerta acredita a las redes sociales el hecho de hacer que decenas de miles tomaran las calles de Boston en agosto para protestar en una manifestación que fue eco de una marcha de blancos nacionalistas en Charlottesville, Virginia, que una semana antes dejó tres muertos. Aún así, el Internet solo no puede hacer mucho mas.

“Lo que he aprendido de Dolores es que nada reemplaza las reuniones personales uno-a-uno en casas, en donde realmente puedes interactuar con miembros de la comunidad”, dijo Bratt.

Mientras tanto, Huerta, destaca que no hay tuit que sea tan poderoso como un voto - y eso incluye votos en elecciones locales.

“Si eres Demócrata o Republicano o Verde o Independiente, involúcrate con tu partido político local para que podamos asegurarnos de que personas progresistas sean electas”, dijo. “Nadie mas lo hará por ti”.

Ha estado hablando de lo mismo por casi toda su vida, y aún así reconoce que el documental sale en un momento propicio.

“Los artistas son profetas”, dijo acerca de los productores de la pieza, incluyendo Carlos Santana, Bratt y su hermano, el actor Benjamin Bratt. “Comenzamos a hacer esta película hace casi cinco años, y todos los temas que lograron cubrir son relevantes el día de hoy”.

Bratt siempre pensó que la historia podría llegar a los espectadores, especialmente de color. El director, cuya madre Quechua creció en Perú, sabía que sin importar que la gente se refiriera a un Estados Unidos “post-racial” luego de la toma de posesión de Obama, el racismo nunca se fue realmente. Sin embargo, no predijo como iba a resonar tanto con todos los estadounidenses, particularmente aquellos horrorizados por las marchas de los blancos nacionalistas en Charlottesville.

“Sabía que iba a resonar en nuestras comunidades”, dijo. “Pero no tenía idea de que estaríamos viendo en la calle a hombres con capuchas y esvásticas."

En 2017, “Dolores” no es solo un recordatorio de que lo que los ciudadanos de Estados Unidos tienen el poder de hacer, es también un testamento de quiénes son.

“Ella es una patriota y su historia debe ser contada. Debe ser conocida”, dijo Bratt.