Quantcast
El Tiempo Latino
11:25 p.m. | 59° 10/19/2017

Estadounidenses apoyan fuertemente a los “soñadores” según encuesta


Una encuesta del Washington Post y ABC también encontró que una gran mayoría apoya que los empleadores sean obligados a verificar si un trabajador está legalmente en EE.UU.

Scott Clement, David Nakamura | The Washington Post | 9/25/2017, 1:54 p.m.
Estadounidenses apoyan fuertemente a los “soñadores” según encuesta
PROTESTA. Manifestantes enfrente de la Casa Blanca el martes 5 de septiembre de 2017 instantes antes de realizar una marcha de protesta por la eliminación del DACA que anunció esa mañana el Gobierno de Donald Trump. | Miguel Guilarte | El Tiempo Latino

La mayoría de los estadounidenses apoya fuertemente dos potenciales componentes de la legislación sobre inmigración que se espera sea discutida este otoño: protecciones de deportación para inmigrantes indocumentados jóvenes y exigir que los empleadores verifiquen que los trabajadores están legalmente en Estados Unidos, según una nueva encuesta del Washington Post-ABC News.

Las resultados sugieren que el presidente Donald Trump y el Congreso podrían encontrar un camino hacia un acuerdo importante sobre la reforma migratoria que ha eludido a Washington durante tres décadas. Trump dijo que está abierto a un compromiso con los demócratas sobre un proyecto de ley que proporcionaría estatus legal a los inmigrantes traídos ilegalmente al país como niños, conocidos como "soñadores", combinados con medidas de seguridad fronteriza más estrictas.

Según la encuesta del Post y ABC, 86 por ciento apoya a los soñadores que habían sido elegibles para renovar los permisos de trabajo de dos años bajo un programa de acción diferida iniciado por el presidente Barack Obama, con lo cual pueden permanecer en el país. La administración de Trump anunció este mes que pondrá fin al programa, conocido como Deferred Action for Childhood Arrivals o DACA, y comenzará a eliminar los permisos de trabajo en marzo si los legisladores no actúan.

Alrededor de 690.000 inmigrantes están cubiertos por el estatus de DACA, según el Departamento de Seguridad Nacional, aunque los demócratas probablemente busquen protección para un número significativamente mayor.

Más de dos tercios de los adultos - el 69 por ciento - apoyan el programa DACA "fuertemente", que se describió como un programa que permite a los inmigrantes indocumentados permanecer en EE.UU. si habían llegado como un niño, había completado la escuela secundaria o servido en el ejército y no había cometido un delito grave. En una pregunta de seguimiento, el 65 por ciento respaldó una ley que permitiría a los soñadores permanecer en el país y aumentar la financiación para la seguridad fronteriza. La encuesta no midió la opinión pública acerca de si a los soñadores se les debe ofrecer camino a la ciudadanía, una propuesta que los republicanos anti-inmigrantes han llamado amnistía.

Trump y sus asesores han ofrecido señales mixtas respecto a un acuerdo. El presidente se reunió este mes con el líder de la minoría del Senado, Charles E. Schumer, demócrata de Nueva York, y la líder del grupo minoritario en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, California, y acordó buscar un acuerdo para los soñadores. Los asistentes demócratas dijeron que el acuerdo se basaría en el Dream Act, una propuesta bipartidista que ofrece un camino hacia la ciudadanía.

Pero Trump dijo hace dos semanas en un viaje a Florida que "no estamos mirando a la ciudadanía, no estamos mirando la amnistía, estamos buscando permitir que la gente se quede aquí ... Estamos hablando de tener cuidado de personas, personas que fueron traídas aquí, personas que han hecho un buen trabajo ".

El presidente agregó que cualquier acuerdo está supeditado a incluir medidas de "seguridad extrema" en términos de la aplicación de la ley de inmigración, lo que sugiere que prevé un mínimo de "vigilancia" a lo largo de la frontera. También se comprometió a seguir solicitando fondos para un costoso muro a lo largo de la frontera entre EE.UU. y México, que los legisladores demócratas y algunos republicanos moderados se oponen.