Quantcast
El Tiempo Latino
3:59 p.m. | 40° 12/14/2017

En Capitol Hill legisladores de Virginia evaden activistas de DACA, unos pocos escuchan


Los republicanos Bárbara Comstock se metió a un ascensor y Rob Wittman corrió.

Jenna Portnoy | The Washington Post | 9/28/2017, 9:13 a.m.
En Capitol Hill legisladores de Virginia evaden activistas de DACA, unos pocos escuchan
La representante Bárbara Comstock evadió a los activistas de DACA metiéndose en un asensor sólo para legisladores. A principios de año, los constituyentes del distrito que representa Comstock expresaron su frustración por el poco contacto con la legisladora, exigiéndole foros abiertos en vivo. | Jahi Chikwendiu — The Washington Post

Resulta que no podían, en realidad no.

No tuvieron suerte reuniéndose con Comstock en su oficina, pero la localizaron más tarde en el sótano del Rayburn House Office Building. Los vio venir y se metió en un ascensor.

Sookyung Oh, una defensora de las comunidades coreana y asiática en Virginia, entró con ella, y las puertas casi se cerraron antes de que Luis Ángel Aguilar, un especialista en defensa y elecciones de CASA, se uniera a ellas.

Exasperada, Comstock pasó junto a ellos de vuelta al pasillo, diciendo a nadie en particular: “¿No es un ascensor sólo para miembros?”.

No lo era, pero el que estaba al lado sí, así que ahí entró, seguida por Jerry Foltz, pastor emérito de Wellspring United Church of Christ en Centerville.

Dijo más tarde que trató de hablar con ella sobre el Dream Act, pero tuvo la sensación después de unos segundos que ella no lo quería allí.

"No creo que haya sido una gran conversación", dijo. “Algo más sería realmente agravante para ella”.

Oh, la directora de NAKASEC, un grupo de defensa de la comunidad asiático-estadounidense basado en Washington, DC, dijo que era genial que Comstock haya asistido a celebraciones culturales importantes para los inmigrantes y documentadas en las redes sociales.

"Pero también necesitamos que vea que hay problemas reales que afectan a nuestra comunidad fuera de cualquier cosa que estos eventos culturales puedan ayudar a aliviar", dijo. Ese es su trabajo.

A primera hora de la tarde, el grupo se presentó en la oficina de Taylor. Dijo que se dirigía a una reunión de información militar, pero que caminaba con ellos hasta el final del pasillo.

Luego se detuvo, se dio la vuelta y los miró mientras las cámaras hacían clic.

"Mi partido", dijo, "tenemos el control - creo que deberíamos liderar este asunto".

Él dijo que escribió una carta a la administración que se oponía a la fecha límite del 5 de octubre para las solicitudes de renovación de DACA de los soñadores, que calificó como de "locos".

Él tuvo una pequeña charla con ellos en español y se fue.

La interacción dejó a los activistas de buen humor para una visita posterior a la oficina de Wittman. Pero tan pronto como entraron, el legislador agarró una carpeta de un empleado y pasó junto a ellos.

Una rápida caminata se convirtió en una carrera cuando él se pasó los ascensores y tomó las escaleras. Los cuatro manifestantes, sin aliento, se rindieron.

"Pedimos 10 segundos", dijo Aguilar. "Eso fue irrespetuoso porque tenemos electores de su distrito justo aquí".

Entre las visitas a la oficina, el grupo atrajo la atención. Un hombre bien vestido salió de un ascensor y los descubrió llenando el pasillo. "Oh, Dios mío, ¿qué es esto?", dijo.

Oh no perdió un segundo. "¡Democracia!", gritó ella.

(Traducción El Tiempo Latino/El Planeta Media)