Quantcast
El Tiempo Latino
4:17 p.m. | 68° 10/15/2018

Abuelos pueden perder a sus cuidadores por la política migratoria de Trump


os cuidadores que obtuvieron un permiso temporal para permanecer en los Estados Unidos, ahora enfrentan la fecha límite del 22 de julio de 2019

Melissa Bailey | Kaiser Health News | 4/2/2018, 12:12 p.m.
Abuelos pueden perder a sus cuidadores por la política migratoria de Trump
Nirva (izq.), immigrante de Haiti que vive en los Estados Unidos con TPS, ha estado ayudando a Isolina Dicenso, de 96 años, desde 2011. | Melissa Bailey/KHN

Nirva (izq.) ayuda a Isolina Dicenso a subir al auto para un paseo.

Melissa Bailey/KHN

Nirva (izq.) ayuda a Isolina Dicenso a subir al auto para un paseo.

No está claro cuántos de esos trabajadores dependen del TPS, pero el instituto calcula que hay 34.600 que no son ciudadanos estadounidenses, de Haití, Nicaragua (para los cuales el TPS terminará en enero), El Salvador (en septiembre de 2019) y Honduras (en julio, a menos que la administración Trump decida renovar el estatus de protección para las personas de este país). Legalmente, las decisiones sobre el TPS no pueden tener en cuenta consideraciones económicas, dijo un funcionario del Departamento de Seguridad Nacional.

Además, otros 11,000 trabajadores provienen de países afectados por la prohibición de viajar de Trump, principalmente de Somalia e Irán, y alrededor de 69,800 son de México, según el instituto.

Incluso los inmigrantes con un estatus legal seguro pueden verse afectados cuando los familiares son deportados, destacó Espinoza: bajo Trump, las detenciones de inmigrantes no criminales se han duplicado. La "totalidad del clima antiinmigrante" amenaza la estabilidad de la fuerza de trabajo y "la capacidad de las personas mayores y con discapacidades para acceder a la atención médica domiciliaria", agregó.

La Federation for American Immigration Reform, que respalda políticas de inmigración más restrictivas, dice que el escenario no es tan calamitoso. David Ray, vocero de la entidad, argumenta que, dado que tres cuartas partes de los trabajadores de atención directa son ciudadanos estadounidenses, entonces "claramente no se trata de 'trabajos que los estadounidenses no hagan'". Ray lo calcula de esta manera: el país tiene 6.7 millones de desempleados, y si la industria del cuidado de salud no puede encontrar suficientes trabajadores para reemplazar a aquellos que pierden el TPS, "entonces debe analizar detenidamente sus prácticas de reclutamiento y paquetes de beneficios".

Sin embargo, Gregorio asegura que los hogares de adultos mayores en Massachusetts ya están perdiendo trabajadores inmigrantes que han abandonado el país por miedo, debido a las propuestas de inmigración y las declaraciones públicas de la Casa Blanca. A nivel nacional, miles de haitianos han huido a Canadá.

"Lo que la gente parece no entender es que las personas de otros países realmente son la columna vertebral del cuidado a largo plazo", dijo la hermana Jacquelyn McCarthy, directora ejecutiva del Centro de Atención de Salud Bethany en Framingham, Massachusetts, que administra un hogar con 170 pacientes. Ella tiene ocho trabajadores haitianos y salvadoreños con TPS, en su mayoría asistentes de enfermería certificados, que siempre están a tiempo para sus turnos que comienzan a las 4:30 am y nunca se reportan enfermos, dijo. Ella ya tiene seis vacantes de CNA y no puede permitirse perder más, agregó.

"No hay personas para reemplazarlos si todos deben ser deportados", dijo McCarthy.

Nirva, quien pidió que se la identificara solo por su nombre de pila, trabaja 70 horas a la semana atendiendo a pacientes ancianos, enfermos y discapacitados. Comenzó a trabajar como cuidadora poco después de llegar a Boston con sus dos hijos, en marzo de 2010.

"Aquí siento que la vida de las personas es muy importante", dijo. Pero al principio, el cuidado de pacientes de edad avanzada fue difícil. "Fue muy duro para mí", reconoció Nirva, especialmente "cuando tengo que limpiar la incontinencia"... Algunos sufren de demencia y te insultan. Tienes que ser muy compasivo para hacer este trabajo.

Angelina Di Pietro, la hija de Dicenso, está preocupada por quién podría ayudar a su madre si Nirva debe irse. "No hay mucha gente en este país que se ocupe de los ancianos", dijo. "Cuidar a los adultos mayores es un trabajo difícil".

"Nirva, ruega a Dios que te dejen quedarte", dijo Dicenso, sentada en el sillón de su sala de estar después de una larga caminata y de almorzar ravioles. "¿Qué haría yo sin ti?”


La cobertura de KHN de estos temas es apoyada por la Gordon and Betty Moore Foundation y por la John A. Hartford Foundation.