Quantcast
El Tiempo Latino
8:56 p.m. | 56° 4/24/2018

Trump ha liberado a 100.000 que cruzaron ilegalmente la frontera


Los funcionarios de la administración culpan a las "lagunas" legales, mientras que los defensores de los inmigrantes dicen que encerrar a todos es inhumano e innecesario.

Maria Sacchetti | The Washington Post | 4/16/2018, 9:04 a.m.
Trump ha liberado a 100.000 que cruzaron ilegalmente la frontera
Una foto tomada en los cuarteles de ICE en Washington| Washington Post photo by Salwan Georges |

WASHINGTON.- La administración Trump liberó a unos 100.000 inmigrantes atrapados en la frontera entre México y Estados Unidos en los 15 meses transcurridos desde que el presidente asumió el cargo, según muestran las últimas cifras del gobierno, a pesar de las repetidas promesas de poner fin a las políticas de "captura y liberación" del presidente Barack Obama.

Los funcionarios de seguridad interna dicen que tuvieron que liberar a los inmigrantes, más de 37.500 menores no acompañados y más de 61.000 miembros de familia, debido a fallos judiciales y leyes federales que prohíben las detenciones prolongadas de niños, así como por la falta de camas de detención.

La cantidad de personas atrapadas cruzando la frontera ilegalmente cayó a un mínimo de 46 años después de que Trump llegara a la Casa Blanca, lo que llevó al entonces secretario de Seguridad Nacional John Kelly, ahora jefe de gabinete de la Casa Blanca, a declarar que la práctica de "atrapar y liberar" había terminado

Pero luego de que las aprehensiones se dispararon en los últimos meses, llegando a 50.000 en marzo, Trump pidió enviar a la Guardia Nacional a la frontera mexicana y, por segunda vez, prometió dejar de liberar a los migrantes mientras esperan los procedimientos de deportación, algo que que puede llevar años.

Funcionarios federales dicen que están limitados por una ley contra la trata de personas de 2008 que prohíbe la repatriación de menores no acompañados a países distintos de México y Canadá sin una audiencia, así como un acuerdo legal de 1997 que limita cuánto tiempo pueden detenerse los niños indocumentados. Las autoridades dicen que aproximadamente la mitad de los que cruzan la frontera provienen de América Central. El gobierno a menudo libera a padres e hijos porque las instalaciones de detención no tienen suficiente espacio para mantenerlos bajo custodia.

"La administración Trump tiene las manos atadas", dijo Katie Waldman, vocera del Departamento de Seguridad Nacional.

Otro factor que obstruye el proceso de deportación es que más inmigrantes buscan asilo ahora que en el pasado. Conforme a la ley federal, el gobierno no puede deportar a los solicitantes de asilo antes de que se escuchen sus casos en los sobrecargados tribunales de inmigración; muchos son liberados bajo fianza para vivir y trabajar en los Estados Unidos.

Los números muestran la casi imposibilidad de encerrar a cada persona atrapada cruzando ilegalmente, independientemente de la política de la Casa Blanca.

Mientras los defensores dicen que la gran mayoría de los que cruzan la frontera simplemente están huyendo de la violencia de pandillas y el tráfico de drogas, o buscan una vida mejor en los Estados Unidos, la administración Trump dice que liberarlos crea un riesgo para la seguridad pública.

"Aquellos que violan nuestras leyes de inmigración han seguido explotando vacíos legales en detrimento de nuestra seguridad nacional y la seguridad del pueblo estadounidense", dijo el portavoz de Seguridad Nacional, Tyler Houlton.

Terminar con la política de "atrapar y liberar" se suponía que era la prioridad número dos de Trump en materia de inmigración, después de cerrar la frontera con México. Como candidato, Trump criticó a Obama por no detener el flujo de personas que cruzan la frontera y de liberar a miles de ellos a la espera de los procedimientos de deportación. Días después de asumir el cargo, Trump emitió una orden ejecutiva que decía que los inmigrantes deberían ser detenidos hasta que pudieran ser enviados fuera del país.