0

En el sur de Florida, Trump llega a los votantes hispanos que son receptivos a su mensaje

La popularidad del presidente sigue siendo baja entre muchas comunidades de inmigrantes, pero aquellas con raíces cubanas y venezolanas fueron más solidarias.
El presidente Trump, en el centro, habla mientras Maximo Álvarez, presidente de Sunshine Gasoline Distributors, a la izquierda, e Irina Vilarino, propietaria de Las Vegas Cuban Cuisine, escuchaban durante una mesa redonda sobre reducciones de impuestos para pequeños negocios de la Florida.

El presidente Trump, en el centro, habla mientras Maximo Álvarez, presidente de Sunshine Gasoline Distributors, a la izquierda, e Irina Vilarino, propietaria de Las Vegas Cuban Cuisine, escuchaban durante una mesa redonda sobre reducciones de impuestos para pequeños negocios de la Florida. Scott McIntyre — Bloomberg

HIALEAH, Florida. - "¿Hay hispanos en el salón?"

El presidente Donald Trump sonrió. "No, lo dudo", dijo con una sonrisa, pero sabía que sí había. La suya era una pregunta retórica. Junto a él, en el escenario aquí en Bucky Dent Park, estuvieron el senador Marco Rubio, republicano por Florida, y el representante Mario Díaz-Balart, republicano por Florida, el Ministro del Trabajo Alexander Acosta, el único miembro del gabinete latino, y varios líderes empresariales hispanos locales .

La multitud, llena de docenas de cubanos y venezolano-estadounidenses que pueblan el sur de la Florida, vitorearon.

Para Trump, la última de una serie de mesas redondas para vender al público su medida de reducción de impuestos un día antes del Día de Presentación de Impuestos cumplió un propósito ulterior: atraer a la hilera de cruciales votantes hispanos en este importante estado bisagra (swing state) que son más receptivos a las políticas de un presidente que ha alienado grandes masas con su mensaje anti-inmigración.

"Para los hispanos, tenemos el nivel más bajo jamás registrado", dijo Trump sobre las tasas de desempleo, leyendo de una tarjeta de notas. "Estoy realmente orgulloso de eso".

La visita de Trump a este distrito a unas 13 millas al noroeste de Miami se produjo antes de su cumbre de dos días con el primer ministro japonés, Shinzo Abe, cuyo comienzo estaba previsto para el martes en Mar-a-Lago. Sirvió como una forma para que el presidente promocione su mayor logro legislativo, el proyecto de ley de recorte de impuestos republicano aprobado en diciembre y que el Partido Republicano espera que les dé un impulso político ya que muchos estadounidenses ven una reducción en sus declaraciones de impuestos.

Las encuestas muestran que la mayoría del público sigue siendo escéptico con respecto a la reforma tributaria, pero los eventos de Trump han destacado a los líderes empresariales locales quienes han señalado las virtudes de la reforma, diciendo que otorgaron bonos a los empleados e invirtieron en sus negocios gracias a ello.

El evento aquí el lunes no fue diferente, pero la parte áspera del evento vino cuando la gente en el escenario con Trump habló de sus viajes personales como inmigrantes que llegaron a los Estados Unidos en busca de oportunidades.

Máximo Álvarez, presidente de Sunshine Gasoline Distributors, vino de La Habana en 1961 como uno de los 14.000 niños que huían del régimen de Castro. Sentado junto a Trump, llamó a Estados Unidos el "país más generoso del mundo" y agradeció a Trump por "restaurar la capacidad de personas como yo de iniciar un negocio en el maletero de nuestro automóvil para convertirse en un país muy prominente".

Álvarez se llenó de lágrimas cuando agregó: "Si yo diera todo lo que tengo hoy, sería solo el 10 por ciento de lo que recibí cuando vine a este país". Mientras Álvarez se limpiaba detrás de sus gafas, Trump se puso de pie y aplaudió y extendió la mano para tomar su mano.

La escena podría haber sido una sorpresa dada la fuerte retórica anti inmigración de Trump; además de sus promesas de construir un muro fronterizo y la postura más dura de su administración contra los inmigrantes indocumentados, Trump ha intentado presionar al Congreso para que apoye la reducción de los niveles de inmigración legal.

Sin embargo, en esta parte del sur de la Florida, muchos votantes apoyan a Trump debido a su dura retórica sobre Cuba y al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela. El presidente ha denunciado violaciones de los derechos humanos en ambos países, al igual que Rubio y Díaz-Balart, y el gobierno de Trump ha impuesto sanciones económicas a Caracas. Asistiendo a la Cumbre de las Américas en ausencia de Trump la semana pasada, el vicepresidente Mike Pence se reunió en Lima, Perú, con cuatro líderes de la oposición venezolana.

"Aquí hay gratitud hacia el presidente", dijo Díaz-Balart en una entrevista, "gratitud por la política de apaciguar a la dictadura de Castro, y hasta cierto punto la dictadura de Chávez-Maduro, esos días han terminado. ¿Por qué? Porque aquí no hay malentendido de que no perjudicas a las dictaduras anti-estadounidenses ayudando a financiarlas más. No les haces daño al legitimarlas. Les haces daño presionándolas diplomática y económicamente y ayudando a la oposición y eso es lo que ha estado haciendo esta administración".

John Bolton, el nuevo consejero de seguridad nacional de línea dura de Trump que estaba entre los asistentes, recibió una gran ovación cuando el presidente lo presentó. Algunos en la audiencia bombearon sus puños.

"Gracias a John Bolton", le dijo Rubio a Trump. "Es un mal día para Maduro y Castro, y un gran día para la causa de la libertad".

La tasa de desempleo hispano cayó a 4.7 por ciento el año pasado, un mínimo histórico en el que no había estado en más de una década, según el Pew Research Center. Trump, que había intentado hacer retroceder las disposiciones reglamentarias de la administración Obama, se ha atribuido el mérito de la economía, aunque había mejorado en los últimos años del mandato del presidente Barack Obama.

Pero, en general, los votantes hispanos han desaprobado a Trump en gran medida. Una nueva encuesta del Washington Post/ABC News mostró que el 81 por ciento desaprobó su desempeño laboral, mientras que sólo el 16 por ciento lo aprobó. En otra señal de que Trump estaba ansioso por mejorar su posición entre los hispanos, el presidente tenía previsto hacer una entrevista con Univision, una importante red en español.

Elena Dolinski, de 51 años, una venezolana que ha vivido en los Estados Unidos durante 15 años, se convirtió en ciudadana el año pasado y dijo que permaneció abierta al mensaje de Trump después de escucharlo en el evento fiscal.

Pero agregó: "Creo que la belleza de este país es la diversidad que tenemos. Hoy tenemos un ejemplo en este panel. La mayoría de esas personas son inmigrantes".

(Traducción El Tiempo Latino/El Planeta Media)