Quantcast
El Tiempo Latino
10:13 a.m. | 74° 9/26/2018

No educar a las niñas le cuesta al mundo hasta 30 billones de dólares


Una investigación del Banco Mundial reveló que la falta de educación en las mujeres genera atrasos en productividad que podrían alcanzar los US$30 billones.

Semana.com | 8/1/2018, 12:21 p.m.
No educar a las niñas le cuesta al mundo hasta 30 billones de dólares
La importancia de la educación preescolar. | EFE

De acuerdo con los cálculos del Banco Mundial, en el mundo hay 132 millones de niñas con edades entre los 6 años y los 17 años, de las cuales el 75% son adolescentes y aún no asisten a un colegio.

Un estudio del multilateral reveló además que el 89% de las niñas en el mundo apenas logran terminar los estudios de primaria y apenas el 77% pueden concluir los primeros años del bachillerato, “lo que en muchos países suma 9 años de colegio”.

Y aún más grave, el Banco Mundial advirtió que en países de bajos ingresos, la cifra cae a apenas 2 de cada 3 niñas con estudios de básica primaria y solo 1 de cada 3 logra completar la secundaria básica.

El resultado es que el mundo pierde entre US$15 billones y US$30 billones por toda una vida de improductividad a la que son obligadas esas mujeres que crecieron sin educación, advierte el mismo estudio del Banco Mundial.

Además de generar una mayor productividad que redundará en mayor crecimiento económico y generación de empleos para cada país, el multilateral destaca que “las mujeres con educación secundaria están más capacitadas para tomar decisiones en sus hogares, incluso las relativas a la atención de su propia salud”.

Es menos probable que las mujeres con adecuada educación sufran de violencia de pareja e incluso tienen mayor bienestar psicológico.

Los hijos de esta generación de mujeres con acceso a la educación también son beneficiados pues es menos probable que sufran de desnutrición u otras enfermedades, a la vez que contarán con mayores oportunidades para asistir al colegio.

Todo esto sin contar con los beneficios que trae la disminución en los matrimonios infantiles y embarazos adolescentes.

El documento del Banco Mundial también destaca 6 causas de deserción o ausencia escolar en las niñas:

La primera es que, en especial en áreas rurales, la baja calidad de la educación no compensa las pérdidas de ingresos de las familias por el tiempo en que sus hijas no están estudiando, así como los costos de uniformes, transporte y demás dotación escolar aunque los colegios estatales sean gratuitos.

En segundo lugar está la condición de algunos países de presentar un exámen para continuar a la educación secundaria. Cuando las niñas de zonas rurales o urbanas de muy bajos recursos fallan en estos exámenes, sus padres inician la presión para que, en lugar de seguir buscando educación, encuentren un esposo que se haga cargo de ellas.

En esa misma línea está el matrimonio infantil. En los países en los que se da dicho fenómeno, los esposos de estas niñas o adolescentes no están interesados en que ellas estudien pues dejarían de atender el hogar o porque no tienen cómo costearles a su parejas la educación.

En cuarto lugar está la falta de centros educativos para secundaria en las zonas más alejadas de la ciudad, que obligan a que los padres deban decidir si envían a sus hijas a casa de algún pariente o conocido, lo que significa que perderán el control sobre su comportamiento y además los gastos del hogar se incrementarán.

Las niñas en el campo también están sometidas a las condiciones de ser la hija mayor de su hogar, cuando se da el caso. Ellas deben ayudar a sus mamás en las tareas diarias, además de cuidar a sus hermanos menores.

Por último, es posible que la falta de educación de los padres en algún caso resulte en que estos no envían a sus hijas al colegio al no verlo importante o las envían demasiado tarde y, en algunos casos, los mismos profesores del colegio se niegan a admitirlas pues su edad es mayor a la que en promedio tendrían sus compañeros de primaria.

“Si los líderes mundiales se comprometen a construir un mundo mejor, deben comenzar por invertir en la educación secundaria de las niñas”, advirtió Malala Yousafzai en la presentación de este estudio.

Por Semana.com