Quantcast
El Tiempo Latino
4:16 p.m. | 82° 9/20/2018

“Nunca se está listo para morir”: cómo eligen los pacientes su último día


"¿Cómo se puede comenzar a pensar en la muerte?"

JoNel Aleccia | Kaiser Health News | 8/17/2018, 11:44 a.m.
“Nunca se está listo para morir”: cómo eligen los pacientes su último día
Aaron McQ, de 50 años, posó en su apartamento de Seattle, el 31 de enero. McQ había estado luchando contra la leucemia y una forma rara de esclerosis lateral amiotrófica. Los doctores le dijeron que tenía seis meses o menos de vida y confirmaron que calificaba para la ley estatal de muerte digna. | Dan DeLong para KHN

Justo en ese momento, McQ comenzó a llorar, dijo DeRoche. "Creo que estaba llorando la pérdida de la vida que esperaba vivir".

Después de eso, dijo que estaba listo. McQ les pidió a todos menos a DeRoche que salieran de la habitación. Ella le dijo que aún podía cambiar de opinión.

"Dije, como les digo a todos: 'Si tomas este medicamento, te vas a dormir y no te vas a despertar'", recordó.

McQ bebió la mitad de la mezcla de drogas, hizo una pausa y bebió agua. Luego se tragó el resto.

Sus amigos regresaron, pero permanecieron en silencio.

"Todos se reunieron a su alrededor, cada uno tocándolo", dijo DeRoche.

Muy rápido, justo antes de las 7:30 p.m., todo había terminado.

"Bebió la medicación, se fue a dormir y murió en seis minutos. Creo que todos estábamos un poco sorprendidos de que se hubiera ido tan rápido ", contó DeRoche.

Los amigos se quedaron hasta que llegó un empleado de la funeraria.

Cuando fue colocado en un vehículo, escucharon jazz.

Aaron McQ y su amiga Karen Robinson solían ir a navegar en la bahía Portage, en Seattle, como en la foto en 2013.

Cortesía de Karen Robinson

Aaron McQ y su amiga Karen Robinson solían ir a navegar en la bahía Portage, en Seattle, como en la foto en 2013.

Los amigos de McQ se reunieron el 30 de junio en Seattle para una "celebración de recuerdos felices" de su vida, dijo Robinson. El grupo fue en kayak al lago Washington y dejaron las cenizas de McQ en el agua, junto con pétalos de rosa.

En los meses posteriores a la muerte de su amigo, Robinson ha reflexionado sobre la decisión de McQ de morir. Probablemente era lo que esperaba, dijo ella, pero no lo que deseaba.

"Es realmente difícil estar vivo y luego dejar de estarlo por propia elección", dijo.