0

Taiwán denuncia que el partido oficialista de El Salvador le pidió dinero para su campaña

El canciller taiwanés asegura que el partido oficialista le pidió fondos para financiar parte de la campaña presidencial, algo que el FMLN niega.
CHINA - El vicepresidente chino, Wang Qishan (izq), recibe al secretario general del partido oficialista salvadoreño Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y primer designado a la Presidencia, Medardo González (c), y al ministro de Exteriores salvadoreño, Carlos Castaneda, antes de mantener una reunión en Pekín (China) hoy, 21 de agosto de 2018. China y El Salvador firmaron hoy en Pekín el establecimiento de lazos diplomáticos entre los dos países, lo que aumenta el aislamiento internacional de Taiwán.

CHINA - El vicepresidente chino, Wang Qishan (izq), recibe al secretario general del partido oficialista salvadoreño Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y primer designado a la Presidencia, Medardo González (c), y al ministro de Exteriores salvadoreño, Carlos Castaneda, antes de mantener una reunión en Pekín (China) hoy, 21 de agosto de 2018. China y El Salvador firmaron hoy en Pekín el establecimiento de lazos diplomáticos entre los dos países, lo que aumenta el aislamiento internacional de Taiwán.

El gobierno de la República de China en Taiwán reveló que los efemelenistas les exigieron fondos para su campaña, de acuerdo con el periódico español El País y otros medios como el Taipei Times, de esa nación asiática.

Según el periódico español, el ministro de Asuntos Exteriores de la isla, Joseph Wu, “aseguró además haber rechazado peticiones por parte del partido gobernante en el país de sufragar parte de sus gastos electorales durante las elecciones presidenciales que se celebrarán en febrero de 2019”.

El Taipei Times consignó lo mismo en su edición web: “El partido oficialista también solicitó donaciones políticas a Taiwán para su campaña presidencial, cuando las encuestas no les favorecen, dijo Wu, agregando que Taiwán rechazó la propuesta porque eso viola los principios democráticos de la nación”, consigna el periódico taiwanés.

“El Gobierno nunca se comprometerá en una guerra de apuesta con Pequín, ni tampoco proveerá donaciones políticas ilegales solo por concretar lazos”, dijo Wu en la conferencia, según el Times.

El Gobierno taiwanés acusó también a El Salvador de pedirle una “suma astronómica” de ayuda financiera y aseguró que la ruptura de lazos con el país ha sido una decisión propia y no una injerencia de Pequín.

Wu anunció la ruptura por la mañana en una rueda de prensa, al tiempo que sus homólogos chino y salvadoreño, Wang Yi y Carlos Castaneda, sellaban el establecimiento de relaciones en un encuentro en Pekín.

Wu anunció la suspensión de todos los proyectos de cooperación con El Salvador y aseguró que el Gobierno de ese país había exigido a Taiwán que financiara el proyecto de desarrollo del Puerto de La Unión y las elecciones presidenciales programadas para febrero de 2019.

El Gobierno taiwanés, aseveró, “no estaba dispuesto a dar su consentimiento” y por eso decidió poner fin a 85 años de relaciones diplomáticas con la nación centroamericana.

Según ha asegurado la agencia oficial CNA, “esta es la primera vez que la actual administración anuncia que estaba rompiendo las relaciones diplomáticas con un aliado formal antes de que ese aliado declarara que estaba cambiando el reconocimiento a Pekín”.

FMLN lo rechaza

Al respecto de las acusaciones, la jefa de fracción del FMLN, Nidia Díaz, rechazó rotundamente que el gobierno salvadoreño haya solicitado dinero a Taiwán para la campaña electoral del próximo año y que por esa razón hayan decidido terminar sus relaciones diplomáticas y políticas con ese Estado.

“En lo absoluto, todos estamos regidos por la ley de Partidos Políticos, hasta muchos requisitos tenemos, todos cumplimos con roles, para velar por la transparencia, nuestro partido también tiene auditorías internas y estamos impulsando procesos de mayores niveles de transparencia, no estamos recibiendo dinero de un país para campaña interna, este proceso se abrió desde el periodo anterior de gobierno”, argumentó la efemelenista.

Sin embargo, expresó que en algún momento sí tuvieron un acercamiento con Taiwán para solicitarle apoyo para el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

“Eso es totalmente falso, las relaciones político diplomáticas con Taiwán reflejaban un nivel de entendimiento de cooperación a un punto y ambos Estados nos veíamos beneficiados de toda esa relación. En ningún momento se le ha pedido más allá de lo que se le pidió en una ronda al cuerpo diplomático de que apoyen la inversión y el funcionamiento de la institución del Tribunal Supremo Electoral, pero en ningún momento se ha condicionado este tipo de opiniones que está vertiendo en este momento la que fue embajadora de Taiwán, porque no es real, no es cierto”, afirmó Díaz.

Mientras, el Gobierno defendió su decisión de romper relaciones con Taiwán y abrirlas con China, aunque el Secretario de Comunicaciones, Roberto Lorenzana, negó que exista un proyecto financiero a cambio del establecimiento de relaciones con la potencia asiática.

La ruptura de relaciones puso en alerta además a Estados Unidos, pues la embajadora en el país, Jean Manes, reiteró ayer que están analizando el impacto de la decisión.

Sin embargo, el Senador Republicano Marco Rubio informó en su cuenta de twitter que había solicitado al presidente estadounidense Donald Trump retirar la ayuda financiera al país por la decisión y que presentaría una moción en ese sentido.

Por su parte, los partidos de oposición rechazaron de forma tajante la decisión del Gobierno salvadoreño y lo calificaron de “desagradecido” por no apreciar toda la cooperación que Taiwán ha dado.

Al respecto, habrá varios proyectos que quedarán estancados entre ellos cooperación técnica, agrícola y de becas a estudiantes en prestigiosas universidades. Este caso es el más sensible para las familias de los becados allá y los nuevos estudiantes que estaban por partir a Asia en las próximas semanas.

La decisión de romper relaciones deja a Taiwán con 17 aliados diplomáticos después de que en poco más de un año la isla haya perdido a cinco países: El Salvador, Panamá, la República Dominicana, Burkina Faso y Santo Tomé y Príncipe, países que han establecido relaciones diplomáticas con China.

La ruptura de lazos con estos cinco países se ha producido desde que en 2016 llegara al poder la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen, del independentista Partido Demócrata Progresista (PDP), quien se negó a aceptar el Consenso de 1992.

Este es un acuerdo no escrito entre el entonces gobernante Partido Kuomintang, de Taiwán, y el Partido Comunista chino, que Taipei formula como “Una China, dos definiciones” y Pekín como “Taiwán es parte de China”.

Las relaciones bilaterales entre Taiwán y China se encuentran en un momento de estancamiento y tensión, debido a la exigencia de Pekín de no negociar ni establecer contactos de alto nivel hasta que la presidenta declare que Taiwán es parte de China.

La ruptura de lazos con El Salvador se ha producido cuando la presidenta taiwanesa acaba de realizar un viaje oficial a los países aliados de Belice y Paraguay, donde el pasado 15 de agosto asistió a la toma de posesión del nuevo presidente de ese país, Mario Abdo Benítez.

El viaje despertó la ira de Pekín, ya que la presidenta hizo dos escalas en Estados Unidos, en las ciudades de Los Ángeles y Houston.

En Taipei, expertos consideran que era de esperar una reacción china a la alta visibilidad de la escala de Tsai y que no se trata solo de una advertencia a Taiwán sino también a Washington para que deje de intensificar sus lazos con la isla.

Por ElDiarioDeHoy.com