0

Líderes comunitarios responden a Trump

Activistas y políticos latinos aseguran que el discurso confirmó las propuestas antiinmigrantes del Presidente
DIRIGENTE. Abel Núñez, Director Ejecutivo de CARECEN, dice que Trump ratificó en su discurso su sentimiento antiinmigrante.

DIRIGENTE. Abel Núñez, Director Ejecutivo de CARECEN, dice que Trump ratificó en su discurso su sentimiento antiinmigrante.

Vanessa Cárdenas.

Vanessa Cárdenas.

A juzgar por lo afirmado por varios de sus dirigentes, la comunidad latina del área metropolitana de Washington, DC, rechaza el discurso dado el martes ante el Congreso por el Presidente Donald Trump.

En su primer mensaje anual de rendición de cuentas sobre el Estado de la Nación, Trump ratificó sus políticas sobre el destino de los jóvenes beneficiarios del Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), a quienes, dijo, dejaría permanecer en el país para dentro de 12 años, abrirles una puerta para una eventual naturalización. Los padres de estos jóvenes, sí serían deportados.

Una propuesta discriminatoria y, quizás, imposible de aprobar, ya que Trump pide a cambio al Congreso que le apruebe $25 mil millones para construir su muro en la frontera.

DELEGADO. Alfonso López.

DELEGADO. Alfonso López.

“En términos generales creo que fue lo mismo de lo que él (Trump) ha venido diciendo. Lo único es que lo hizo en un formato más calmado, preparado, porque lo estaba leyendo. Pero en realidad lo que propuso para nuestra comunidad es lo que hemos oído”, dijo a El Tiempo Latino el salvadoreño Abel Núñez, Director Ejecutivo del Centro de Recursos para Centroamericanos (CARECEN).

“Y si es verdad de que su propuesta le daría a 1.8 millones la posibilidad de poder ajustar su estatus, eso sería en un plazo muy largo (12 años). Pero al mismo tiempo le cierra las puertas a muchos otros inmigrantes que quieren entrar a este país”, agregó Núñez.

El precio que está pidiendo Trump parece muy elevado. “Es muy alto. Lo que proponen es que estos muchachos estén 12 años más en este programa y además están pidiendo los fondos de $25 mil millones para el muro; la limitación de lo que ellos llaman migración en cadena que en realidad es migración familiar, y eliminar el programa de lotería de visas. Quieren limitar la inmigración de personas no blancas. Las razones que él dio en su discurso fueron totalmente equivocadas”, subraya Núñez.

ACTIVISTA. Gustavo Torres, Director Ejecutivo de CASA.

MARVIN JOSEPH — THE WASHINGTON POST

ACTIVISTA. Gustavo Torres, Director Ejecutivo de CASA.

El activista salvadoreño admite que el discurso fue “muy preocupante porque usó esa tribuna para atacar a la comunidad inmigrante, pintándonos como pandilleros, mencionando a la pandilla MS-13 que sí es verdad que son actores ilícitos”.

Los niños no acompañados vienen huyendo de esa misma violencia y un punto importante es que “no reconocen la historia de que esta pandilla MS-13 fue desarrollada en EE.UU.”. “Ahora tenemos que lidiar y ver cómo lo resolvemos pero ellos desconocen la historia”, puntualizó.

“Lo del muro es algo que él prometió a su base. Creo que si tuviera la oportunidad hasta le pusiera a esa pared el nombre Trump tal como hace con sus propiedades como el hotel que está en Washington. Para él sería como un legado que quede más allá de su presidencia. Hay que reconocer que hay muchas personas aquí que están usando información falsa para promover una política antiinmigrante”, anotó Núñez quien asegura que el Presidente aprovechó en vanagloriarse de situaciones circunstanciales que han favorecido su gestión, aunque el crédito no sea expresamente de él.

“Creo que algo muy interesante fue que él estuvo tomando crédito de todas las cosas buenas que han pasado en Estados Unidos durante estos últimos 11 meses. Y en realidad es que hay que reconocer que había muchas cosas que vienen de previas administraciones y ciertas cosas en la economía en las que un presidente no tiene control”, concluyó Núñez..

Por su parte, Vanessa Cárdenas, Directora de Comunicación Estratégica en Emily´s List, destacó que “Trump volvió a dar un discurso solo para su base. En vez de enfocarse en unir al país con ideas bipartidistas se enfocó en atacar a los inmigrantes, socavar el seguro de salud accesible y promover una agenda ideóloga”.

Cárdenas admitió que no le sorprendió ver “cómo David Duke, nacionalista blanco y líder del KKK, agradeció y felicitó” después del discurso a Donald Trump.

“Este discurso es un recordatorio que la única forma de cambiar la trayectoria de nuestro país es de elegir a líderes progresistas que realmente luchen por nuestros valores”, concluyó Cárdenas en una clara alusión a la oportunidad que tendrán los electores este año de llevar al Congreso a más parlamentarios demócratas que se opongan a Trump.

A su turno, Alfonso López, Delegado Estatal de Virginia expresó: “(Trump) habló de unificación, pero no se puede unir a la gente criminalizando a los inmigrantes. Su política está totalmente equivocada y no es de lo que se trata este país”.

Consultado sobre el programa DACA, López acotó: “Lo que quieren hacer con los Dreamers es absolutamente inaceptable. Esta es una crisis creada por los republicanos y ahora la están tratando de manipular. La lucha no ha terminado y tenemos que pasar un Dream Act Limpio. Los Dreamers son estadounidenses, amigos, vecinos, familiares, estudiantes, profesores, socorristas, pagan impuestos y contribuyen con las comunidades”.

López asegura que la “gran mayoría de los estadounidenses” quieren una solución a la crisis de los Dreamers porque si son deportados “vamos a separar a muchas familias y eso no es lo que nosotros somos. Estos son niños que no conocen otros países y es por eso que la política de Trump es destructiva”, sentenció López.

Finalmente, Gustavo Torres, Director de CASA, dijo: “Al escuchar el discurso del Presidente Trump, recordemos que no hay una superpotencia económica sin trabajadores en todos los niveles de ingresos, sin acceso a la salud para todos, no hay superpotencia económica sin que las comunidades se sientan seguras en su barrios, y no hay forma de lograr la superpotencia económica para una nación entera cuando el enfoque del Presidente es evocar el odio y la división”.

El activista pidió a Trump que deje “de separar familias”, que y no finalice los programas de inmigración sin un camino hacia la ciudadanía. “Estamos observando cada uno de sus movimientos y demostraremos, una vez más, nuestro poder en las urnas”, continuó Torres.

"Actualmente estamos criando una generación de niños estadounidenses que muestran signos de depresión y ansiedad. Esto no es un problema de inmigración. Esta es una pesadilla estadounidense”, lamentó Torres.