Quantcast
El Tiempo Latino
12:02 p.m. | 55° 2/22/2018

Una Dreamer en el Congreso: Gabriela Hernández no aplaudió a Trump en el State of The Union


Estaba sentada justo del lado contrario -en el mismo nivel- de la Primera Dama, con temor de que fuera arrestada

Ricardo Sánchez-Silva | 2/1/2018, 11:39 a.m.
Una Dreamer en el Congreso: Gabriela Hernández no aplaudió a Trump en el State of The Union
CAPITOLIO. Hernández: “Pude caminar por los túneles, no sabía que existía toda una ciudad allá abajo”. | Cortesía

Gabriela Hernández llegó al Capitolio a la 1 pm, más de siete horas antes de que pudiera ver la cara del Presidente Donald Trump pronunciando su primer discurso, conocido como el Estado de la Unión (State of the Union). Todo parecía ser un sueño, pues jamás se imaginó que pisaría las oficinas de diversos Congresistas y recorrería espacios que no tenía idea que existían justo debajo de Washington DC.

Esta joven nacida en El Salvador (19), llegó al país cuando tenía tan solo cuatro años de edad y desde que se aprobó la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), ha vivido con el beneficio migratorio que en su caso expira en 2019. Esa es su fecha de vencimiento en el país, si no se aprueba alguna legislación que le permita el paso hacia un estatus legal. Pudo renovar para el próximo período, pero conoce a muchos que ya se han quedado desamparados.

“Estuve caminando con el Congresista Steny Hoyer (MD-5), quien me invitó al evento, conociendo a sus colegas, pero ya cuando fue momento de entrar al State of the Union, había pasado todo el día en las oficinas del Gobierno, justo adentro del Capitolio, donde nunca pensé entrar, porque hay que tener una licencia al menos. Pude caminar por los túneles, no sabía que existía toda una ciudad allá abajo”, relata sorprendida, mientras que confiesa que cuando vio a Bernie Sanders entrar quería gritar de la emoción.

DREAMERS. La posición del Congresista de Arizona, Paul Gosar, no impidió que un grupo de Soñadores estuviera presente.

Cortesía

DREAMERS. La posición del Congresista de Arizona, Paul Gosar, no impidió que un grupo de Soñadores estuviera presente.

Hernández demostraba su entusiasmo por tener “el honor” - tal como ella lo indica -, de ingresar al recinto y presenciar el Estado de la Unión. Sin embargo, cuando el magnate republicano empezó a hablar, a la par inició un juego del que no tardó en desligarse junto a sus compañeros Soñadores que también asistieron al lugar (alrededor de unos 25 invitados de distintos lugares).

“Donde me senté, toda la fila era de republicanos, por cada cosa que decía Trump, ellos se paraban y aplaudían, pero nosotros nos quedábamos sentados sin hacer nada, así que se daban la vuelta a vernos que no nos levantábamos. Deseaban hacerme ver como si estuviera irrespetando al Presidente, pero sus palabras me hacían sentir que no nos quería en el país, aunque hubiera dicho lo contrario antes”, comenta. En ese momento recuerda que estaba sentada justo en el mismo nivel de la Primera Dama, Melania, pero del lado contrario. Desde su asiento podía observarla.

“Trump habló mucho sin decir nada, creo que no aportaba ninguna solución, sólo decía lo que ya había dicho antes. Era como un niño pequeño peleando por hacer el muro y no por una solución que ayude a la gente. Siento que trató de usar a la familia que perdió a sus hijas a manos de la Mara Salvatrucha, para decir que todos los de El Salvador somos criminales y mareros, lo que es ofensivo y racista”, asevera.

Precisamente, el primer mandatario hizo referencia a dos matrimonios invitados, sentados entre el público esa noche, que habían perdido a sus hijas, víctimas del grupo criminal originado en Los Ángeles. “Esta noche, hago un llamado al Congreso para que finalmente cierre los resquicios mortales que han permitido que la MS-13 y otros criminales entren a nuestro país”, sentenció Trump.